VIAJES EN TERCERA PERSONA. BARCELONA

   De Barcelona, el viajero, en la que ha estado unas cuantas veces, podría empezar a escribir y no parar. Tan inmensa es la cantidad de hechos, de monumentos, de historia allí ocurrida que el viajero tiene que hacer también un inmenso esfuerzo por resumir lo que no tiene resumen.

   El viajero nada más llegar se encuentra paseando por Las Ramblas y, aficionado como es a verlo todo desde lo alto, se le ocurre llegar hasta la del Mar y subir al monumento a Colón, erigido como homenaje al descubridor de América. Porque aquí, en Barcelona, fue recibido por los Reyes Católicos en 1493, poco después de ocurrir en la plaza del Rey hechos que pudieron cambiar la historia de España. Dejará el viajero para cuando pase por esa plaza, en el Barrio Gótico, el relato de aquellos sucesos, porque ahora en el interior del monumento a Colón, el viajero quiere contar algo de esta colosal obra.



   Apenas hay media docena de personas esperando, lo que es una gran suerte teniendo en cuenta que  el ascensor tiene una minúscula cabina cilíndrica en la que apenas caben tres o cuatro personas embutidas como si fueran arenques en una lata. Mientras espera su turno piensa en lo que sabe de este monumento proyectado por el arquitecto Cayetano Buigas, costeado por suscripción pública e inaugurado en 1888. Tiene una enorme base de granito y sobre ella se alza una columna  rematada por la estatua del descubridor de América, obra del escultor Rafael Atché. No dirá el viajero las dimensiones completas de la estatua, pero sí que bajo sus pies, cuya talla alcanza 1,20 metros, se halla el mirador al que el viajero está subiendo ya. La inauguración del monumento por la reina regente doña María Cristina fue un acontecimiento importante. No hay más que recordar los invitados e ilustres personalidades que acudieron al acto. Allí, aquel 1 de junio de 1888 estuvieron el rey Humberto  I de Italia y el presidente de los Estados Unidos Grover Cleveland.

   Desde el pequeño espacio del mirador, una especie de estrecho corredor circular el viajero se asoma por las mirillas de cristal. La vistas son magníficas en cualquier dirección, pero son las Ramblas, otra vez, las que acaparan su atención; porque si hay un paseo en Barcelona, síntesis de su ser cosmopolita, son ellas y por ellas regresa el viajero, pero saliendo y entrando continuamente por sus lados, para ver lo que los antiguos barrios barceloneses guardan. Primero se asoma a la Plaza Real, neoclásica y porticada,  luego, más allá, en el barrio de la Ribera,  a la basílica de Santa María del Mar, la iglesia gótica, en opinión del viajero, más bella de Barcelona; aunque de este templo el viajero dirá poco por faltarle las palabras, y porque hasta libros de gran éxito han escrito sobre ella, y con mejores letras que las usadas por el viajero; pero al menos sí contará que estuvo forrada de sobrecargadas tallas barrocas, que desaparecieron durante los once días que duró el incendio ocurrido durante la Guerra Civil española y dejaron la impresionante estructura que el viajero ve hoy.

   Al salir, sube por la calle Montcada, calle señorial donde las haya, cuajada de palacios construidos sobre los solares en los que estuvieron otros más antiguos del siglo XII, cuando fue trazada la calle; y de vuelta, entra en el barrio gótico el más antiguo de la ciudad.

   Al llegar a la Plaza del Rey el viajero empieza a imaginar lo que allí paso hace poco más de quinientos años. Los reyes Isabel y Fernando han llegado a Barcelona hace pocos días. Son jornadas llenas de agasajos y cortesía, pero aquel 7 de diciembre de 1492 sucede algo imprevisto.

   El rey Fernando ha recibido en audiencia a varios de sus súbditos, ha impartido justicia en ciertos casos que se le han presentado y al terminar, saliendo de Palacio hacia la plaza del Rey, mientras baja las escaleras, junto a la capilla de Santa Ágata, sucede lo que nadie espera. Desde atrás, un hombre desenfunda su espada, la levanta y, con todas sus fuerzas unidas al peso del acero, descarga el estoque sobre la figura real. El rey justo en ese momento ha dado un pequeño giro. Aunque ajeno a todo lo que comienza a suceder a su espalda el pequeño movimiento ha sido providencial. El golpe de la espada, cuyo filo estaba destinado a caer sobre la cabeza del rey, separa las carnes del monarca en la parte posterior de su cuello y hombro, abre un tajo, dicen los presentes, tan hondo que horroriza verlo. Mas no se desmaya el rey, que vuelto, aún acierta a ver como Salcedo y Ferrol, dos de sus mozos, próximos al agresor, se abalanzan sobre él reduciéndolo, y con las pocas fuerzas que aún asisten a Fernando grita éste:
    ─Que no muera ese hombre.
   Ese hombre es Joan Canyamás, un payés al que por razón o por interés, se toma por loco. Aunque en un primer momento, hombres cercanos al rey vieron en el atentado razones políticas, achacando al influjo francés, al navarro o incluso al catalán, la acción del agresor, no tarda mucho en abrirse camino la idea de que Canyamás es un demente. Su propia confesión lo confirma.

   Dice Bernáldez, presente durante todos estos hechos y cronista, cómo el orate confiesa su culpa al reconocer cómo por sus orejas oía: “Mata a este Rey, y tú serás Rey, que éste te tiene lo tuyo por fuerza”. Confesión concluyente y categórica sino fuera por haberla hecho de la forma en la que se solían obtener las confesiones de quienes por las buenas todo lo negaban, por más que en el atestado oficial se reconociera dicha confesión también fruto del arrepentimiento de Canyamás.

   Obtenido un culpable, ni siquiera aquellas palabras del rey, ahora muy grave, con la fiebre alta y en un estado que augura el peor de los fines, salvan la vida del regicida. Sólo la reina, ante el arrepentimiento visto en el criminal, que le procura la asistencia de un confesor, que no podrá salvar su cuerpo, pero lo intenta con el alma, parece demostrar algo de clemencia con quién ha tratado de quitarle al esposo y padre de sus hijos. Fernando salvará su vida, pero cuando se recupere todo habrá terminado porque, el 11 de diciembre Joan Canyamás es ajusticiado con absoluta falta de caridad. El reo es sometido a cruel e inmisericorde tormento, su cuerpo lentamente mutilado de la manera más horrible hasta su muerte, y despedazado, fue finalmente quemado y aventadas sus cenizas.

   No muy lejos de la plaza del Rey está la de Sant Jaume. En ella, frente a frente están el ayuntamiento y el palacio de la Generalitat. De los dos es éste el que concentra, especialmente en su balcón, las mayores páginas de la historia de Cataluña. Tantos han sido los personajes asomados a él.

Construido a mediados del siglo XIX, el  Gran Teatro del Liceo ha sido 
durante mucho tiempo emblema de la vida cultural barcelonesa.

















    Y cerca también está la catedral. El viajero entra por la puerta del claustro. Es sombrío y lleno de vegetación. Un estanque sirve para que las trece ocas que allí habitan chapoteen y limpien sus blancas plumas. Leyó el viajero hace tiempo  ─y lo contó en otro lugar─, que su número coincide con los años que tenía Santa Eulalia, una de las patronas de Barcelona, la niña mártir, que en tiempos de Diocleciano fue torturada hasta la muerte. El viajero que sabe que los restos de la santa está en la cripta que hay bajo la capilla mayor entra en el templo. De lo mucho que tiene para admirar la iglesia, el viajero destaca un Cristo hecho en madera de olmo. Está en una de las capillas próxima a los pies del templo, la antigua sala capitular, y se le conoce como el Cristo de Lepanto porque esa era la cruz que en “La Real”, la nao capitana de don Juan de Austria, durante la batalla contra el turco, daba protección a la escuadra española y cristiana. La retorcida postura del Cristo cuentan que se debe a que avistada una bala de cañón que se le acercaba, lanzada desde una nave sarracena, se dobló en un escorzo casi imposible, evitando el alcance que parecía inevitable. No está muy seguro el viajero que las cosas fueran así, y no la mano del tallista la causante de tal contorsión, pero así se ha dicho y hasta escrito en muchos libros.

   Pero si hay en Barcelona un edificio famoso el viajero piensa sin dudarlo en la Sagrada Familia; también es la construcción más famosa de Antonio Gaudí. No olvidará el viajero contemplar algunas de sus obras: la Pedrera, el parque Güell, en la parte alta de la ciudad, encargo de Eusebio Güell, el industrial, mecenas y amigo del arquitecto reusense para el que construyó también su palacio residencia de la calle Nou de la Rambla; pero ahora ante las colosales torres del templo expiatorio, que esa fue la intención de Gaudí al diseñarlo, se le ocurre compararlo con las antiguas catedrales medievales. Como muchas de ellas, su construcción ha ocupado, y aún lo hace, mucho tiempo. Dos centurias abarcará seguramente su terminación definitiva y eso que las ilusiones, aun en vida de don Antonio, de terminar la obra en poco tiempo hubo quien las hizo suyas cuando el arquitecto fue preguntado en cierta ocasión  por el tiempo en el que estaría concluido el templo. Gaudí, como inspirado por la fe que siempre demostró y está a punto de llevarle a los altares respondió: “Mi Cliente no tiene prisa”.

   Como ya ha repetido el viajero aquí y en otros viajes, su afición a ver las cosas desde las alturas es grande, y en Barcelona tiene ocasión de hacerlo desde casi cualquier punto cardinal. Ya subió al monumento a Colón y ahora está justo en el otro extremo de la rosa de los vientos. Entre vueltas y revueltas, rodeando la montaña el viajero se ha plantado en la cumbre del Tibidabo.

   El viajero ya arriba, se da cuenta de como comparten el poco espacio disponible la Iglesia, para gozo del Alma y el viejo Parque de Atracciones, para disfrute del cuerpo. En la fachada de la cripta el viajero se queda un buen rato mirando el vistoso mosaico con la figura del Sagrado Corazón, bajo cuya advocación está el templo; luego, escala los peldaños de la escalinata y entra en la cripta. Entre penumbras a las que se acostumbra poco a poco, descubre otro mosaico, que nada tiene que envidiar al que  ha visto fuera. Es obra de los oficiales del los talleres Brú, de mediados del siglo XX.

En el exterior del templo el Parque de Atracciones ocupa el poco espacio que queda libre. Es un Parque de los que ya no se hacen, con su tiovivo con caballitos de colores, una pequeña noria, también muy vistosa, una avioneta digna del Barón Rojo, que suspendida por medio de unas varillas da vueltas alrededor de un eje, y que en su giro parece querer tocar las paredes del templo vecino. Todo el Parque parece una antigüedad,  más museo de la mecánica que Parque con las vibrantes y vertiginosas atracciones que mandan en el gusto actual. Y desde las terrazas, Barcelona, a los pies del viajero, primero los nostálgicos palacetes románticos y modernistas que fueron construidos durante el siglo XIX y primeros años del XX., después la ciudad toda, al fondo el mar y, mirando un poco al Sur, otra montaña, más famosa si cabe, porque en ella hay de todo: es parque, castillo, museo… Es la montaña de Montjuic. Cuando el viajero se acerca hasta allí, a plena luz del día, lo ve casi todo, y dice casi porque hay algo que sólo es posible ver cuando no hay luz, o mejor dicho, cuando el Sol ya no está y es otra luz, ésta domesticada, la que es envuelta por la oscuridad: la de la fuente mágica de Montjuic, diseñada por Carles Buigas, hijo de Cayetano, el autor del monumento a Colón del que el viajero ya dijo algo nada más llegar a la Ciudad Condal. Construida en 1929 con motivo de la Exposición Universal es aún hoy el más colorista espectáculo de los que se pueden ver en Barcelona, y gratis. Cuando el viajero llega a la fuente aún no es noche cerrada, falta un poco para que comience el espectáculo, pero el lugar está ya muy concurrido. Por suerte, el viajero, que se ha acercado a la barra del quiosco que hay allí, no sabe bien por qué, se ha ganado el favor de un galopillo del local, y en un periquete éste le ha montado una mesita en la terraza, sacado unos bocadillos y el viajero sentado, como en un palco, dispuesto a ver el espectáculo, que disfruta como un buen turista.

   Podría el viajero seguir enumerando los monumentos y lugares que Barcelona puede mostrar orgullosa, pero no es éste lugar para inventarios, aunque sí, para terminar, de nombrar a otro de los grandes de la arquitectura modernista. Genial como Gaudí, tan sólo su fama y conocimiento del público, de modo injusto piensa el viajero, es menor que la del arquitecto de Reus. El viajero habla de Luis Domenech Montaner. Para ver algo de lo que hizo no hace falta andar mucho. El Palau de la Música es ejemplo cercano al centro, que el viajero ya vio, pero no quiere irse de Barcelona sin ver con sus propios ojos otra de las obras que se le encargó hacer: el hospital que Barcelona necesitaba.

   A finales del siglo XIX, tras el incendio, en el Raval, un barrio próximo a las Ramblas, del antiguo y vetusto hospital de Santa Cruz, Barcelona queda sin el hospital general que la ciudad precisa. Y es a Domenech a quien se le encarga la construcción de uno nuevo.

El hospital que acabará llevando el nombre de San Pablo, nombre del
banquero, Pau Gil, que patrocinó su construcción fue concluido por
el hijo de don Luis, Pedro, en los años treinta del siglo XX.


















   Se le entregan 145 hectáreas del “ensanche” y pone manos a la obra. Y, ¡vaya obra! Casi una veintena de pabellones llenos de columnas, mosaicos, vidrieras, torres, cúpulas, todo ello con el colorido que un pintor de la época hubiera dado a sus lienzos, todos los edificios  rodeados de jardines, y que Doménech concibió así. Una obra útil pero bella, como una terapia más en la recuperación de los habitantes de aquella ciudad sanitaria. 

   Queda mucho más, pero el viajero debe partir, sabiendo que en cuantas visitas vuelva a hacer a está ciudad, siempre encontrará algún rincón, conocerá algún secreto que le haga pensar una y otra vez lo mismo: volver.
Licencia de Creative Commons

31 comentarios :

  1. Barcelona es un bellísimo museo del Modernismo.
    La Sagrada Familia es uno de los templos de España que más me impresionó, su estilo neogótico es insuperable.
    Desconocía esa anécdota histórica sobre el rey Fernando. Siempre aprendiendo contigo, Dlt.
    Que sepa el viajero que me ha abierto el apetito por volver a esa Barcelona tan hermosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tiene muchísima razón que cuantas veces se vaya a Barcelona se descubre algo por que interesarse.Del monumento de Colón que aunque su dedo no indica correctamente las Américas; no deja de ser una seña de identidad de la ciudad y por supuesto Gaudí, de lo que mas echo en falta es la estructura que tiene Barcelona es perfecta y en arquitectura siempre es un referente para los estudiantes de urbanismo.La Sagrada Familia es el referente del Modernismo Catalán junto con el Parque Guell.Se nota que es ud: un gran observador y ademas un estupendo guía: muchísimas gracias por este viaje guiado.

    Un abrazo feliz día.

    ResponderEliminar
  3. seguro que sí, monsieur, y que esta bellísima ciudad repleta de historia aún le dará para muchos capítulos tan amenos como este.

    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. El viajero lo contado maravillosamente bien y con todo uh¡jo de detalles. Se Nos damos cuenta que es conocedor de la Ciudad que pisa, tanto que me ha hecho recordar algunos pasajes olvidados.
    Estuve un par de veces en Barcelona, pero tengo que volver. Quiero entrar en la Sagrada Familia y verla.
    Espantoso lo referente a Canyamás tanto si fue demente como si estaba cuerdo.
    Bss y que disfrutes de una buena semana

    ResponderEliminar
  5. Estupendos estos paseos históricos por las ciudades que visitas, hacen disfrutarlas mucho más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hace muchísimos años que la visité, seguro que ha cambiado muchísimo. Con este paseo del viajero entran ganas de volver.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  7. El recorrido ha sido fantástico. Si pudiera, mañana mismo tomaría el puente aéreo para ver de nuevo con mis propios ojos todos estos lugares que tan bien has revivido.

    Excelente post. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. Completísimo y bellísimo el paseo que nos has dejado por Barcelona, esa ciudad, que como bien dice Marisa, es todo un escaparate del modernismo y del art nouveau. Supongo que habrás visto a Colón con la camiseta del Barça, motivo de tanta polémica en los últimos días. Tu relato tan personal de esta visita, hace que veamos a Barcelona de manera diferente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Muy Completo tu Relato y tan ameno, que parece que vamos a tu lado recorriendo los lugares que nos explicas.
    Muy Bueno.

    La primera vez que fui a Barcelona, no fue en tercera persona, fue en tren (En el Catalán y también llamado Sevillano) Y EN TERCERA CLASE. Ya no existe esa clase, los asientos eran de madera y se tardaba de Sevilla a Barcelona 24 horas.

    Subí a la estatua de Colón y es agobiante, pues como dices el ascensor caben apretados tres personas, pero además, una vez arriba, no puedes llamarlo, para poder bajar. Para Bajar, tienes que esperar que alguien suba y entonces aprovechar para poder cogerlo e irte.
    Los ventanales, para ver esa vista de Barcelona, tiene una cosa buena, es que en el que te asomas, tiene grabado el cristal con ácido, los lugares que estás viendo.

    Desconocía eso del Cristo esquivando la Bala de cañón.

    Me ha gustado y mucho tus explicaciones.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  10. Muy ameno el relato, que se me pasó en un suspiro.
    Como dices, Barcelona tienen mucho que contar, que es imposible resumir.

    Saludos Marques. Que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  11. Una ciudad por la que siento una especial debilidad. Eso sí, si quito el gótico -también el barrio- , las Ramblas, el Mercado de la Boquería y a Gaudí... me quedo sin ciudad. Para mí son sus principales señas de identidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Caramba, no sabía lo del ataque a Fernando. Pues es todo un homenaje a Barcelona, el post. La conzoco bien, aunque no del todo. Una ciudad jamás de acaba de conocer.
    Lleva un tiempo ensimismada, con miedo. O esa es mi sensación.
    Qué decir de la Sagrada Familia, la Gran Casa de todos y para todos. Aunque me duele un poco saber que son monedas extranjeras las que levantan el templo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me he emocionado con tu bella y completa entrada de mí ciudad ciudad, por la cual me place otra vez recorrerla.
    He estudiado enfermería en el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, cuyo arquitecto Lluís Domènech i Montaner, fue discípulo de Gaudi. También trabajado en la Unidad de C. Intensivos que junto con tres supervisoras más, montamos la unidad de UCI más moderna en la década de los 70.
    Un placer leerte.
    Gracias
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Barcelona es mi ciudad preferida (con permiso de Valencia). He estado en ella dos veces, pero siempre que estoy un poco apática o estresada dejo volar mi imaginación hacia el Paseo de Gracia, la Sagrada Familia o el Parque Güell para desestresarme y funciona, porlo menos en mi caso. Es una ciudad que me embrujó nada más pisar el pie en ella, justo en el metro de la Rambla que desemboca frente al Liceo, y cada vez que tengo oportunidad regreso físicamente o mentalmente, mediante la imaginación o la lectura. "La verdad sobre el caso Savolta", "La ciudad de los prodigios", ambas de Eduardo Mendoza; "Una heredera de Barcelona" de Vila- Sanjuán; la trilogía de Ruiz Zafón; "La catedral del Mar" de Falcones; y tantos otros títulos me ayudan a imaginar la Barcelona de las bombas y las fábricas textiles, o la comercial y marítima del medievo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Como barcelonesa te digo que has escrito una entrada fantástica. A mi lo que más me gusta es pasear fuera del centro, perderme por las calles del Ensanche donde hay verdaderas sorpresas arquitectónicas, ocultas a los circuitos turísticos.

    Un abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado pasearme por esta hermosa ciudad nuevamente de tu mano así ha sido incluso más bella

    U beso

    ResponderEliminar
  17. Mira que me gusta Barcelona...no conozco a nadie que no le guste, a nadie, es como el jamón serrano y la tortilla de patatas, que le gusta a todo el mundo. La última vez que estuve era víspera de Navidad...estaba preciosa de veras...Me traje un turrón espectacular y me lo fui comiendo despacito, despacito... Me gusta Barcelona por tantos motivos que cuando empiezo a contarlos me salen uno o dos mil más cada vez. Añadiré este post a la lista :D

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Barcelona... que lindo seria conocerla! algun dia lo hare, estoy segura. No quiero perderme este auténtico museo al aire libre y cuando vaya refeliz por esas calles y lugares maravillosos me acordare de esta guia perfecta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Yo también desconocía lo del ataque a Fernando. Eres un buen guía turístico. No he visitado aún a Barcelona :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Vaya paseo más entretenido, visitando lugares emblemáticos de Barcelona, y con dos novedades: el ataque al rey Fernando y el precioso hospital de San Pablo.
    Una exposición muy entretenida y completa, me daba la sensación de ir caminando contigo por la ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por la visita guiada de Barcelona, cada vez que voy me gusta perderme por sus calles como una turista màs.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Ha sido como leer una de esas encantadoras guías de viaje del siglo XIX. Me ha encantado su narración.

    Para mi desgracia (y con lo que me gusta el Modernismo) aún no he visitado Barcelona, pero ya habrá tiempo...

    Bisous!

    PD: Yo tampoco tengo mucho tiempo para blogger estas semanas. Ni siquiera para mi blog. Afortunadamente, antes de mi regreso, dejé preparadas unas seis entradas que se publicarán semanalmente de forma automática. Aun así, intento pasarme una vez en semana para visitar los blogs que me gustan.

    ResponderEliminar
  23. No se puede leer el nombre de Don Juan de Austria sin un respeto reverencial.

    ResponderEliminar
  24. Querido Dlt, ¡qué delicioso paseo por la Ciudad Condal en tu compañía! Así da gusto asomarse a sus calles, sus plazas, sus ramblas, sus monumentos... en un recorrido espléndido e interesantísimo. Lo dicho, caro, una auténtica delicia.
    Mil biquiños.

    ResponderEliminar
  25. No soy muy de Barcelona aunque hay un buen montón de cosas que me gustaría visitar y, ahora, después de leerle a usted algunas mas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Justamente vuelvo de Barcelona, todo lo que describes con tanta historia y belleza que no deja de alumbrar a cualquier paseante, una ciudad de la que hay tanto que contar y visitar.
    De nuevo con vosotros, abrazo

    ResponderEliminar
  27. He estado en Barcelona en una sola ocasión y siempre te falta tiempo para poder visitar todo lo que quieres.

    Por ejemplo la estatua a Colón solo la pude contemplar desde lejos.

    Un beso.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  28. Tiene usted un premio en mi blog.

    Bisous!

    ResponderEliminar
  29. Muy bien narrado y muy ameno tu relato, no conocía lo del Rey Fernándo, me ha encantado lo del cristo, Gaudí, etc. en fin una maravillosa entrada.
    Te pido disculpas por mi larga ausencia, aunque te escribo poco te sigo leyendo, pero es que ando un poco pachucho de salud y de ánimo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  30. En primer lugar gracias por hacerse seguidor de mi blog. Una delicia la descripción literaria sobre mi ciudad, digna de la mejor guía turística. El incidente con el Rey Fernando lo conocía pero sin tanto detalle con lo cual me encantado su lectura. En el recorrido ¡es Fantástico! Yo le añadiría tan sólo por proximidad la Casa Mila que en mi caso me emociona más que la Pedrera, la casa Barón de Cuadras y ya puestos la casa Comalat por encontrarse enfrente de esta última, no sé si la conoce pero le dejo un enlace de unas fotografías tomadas de su interior quizás es que me puede la fascinación que me produce este delicado trabajo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  31. Perdón se me olvido el enlace.
    http://www.youtube.com/watch?v=WaKvjWq93JQ

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails