LA HISTORIA EN LOS CUADROS. LA PRISIÓN DE FERNANDO VALENZUELA

   No procedía de una familia ilustre, pero estaba decidido a entrar en el mundo de los poderosos a toda costa; y se empleó bien en ello. Había nacido en Nápoles un 17 de enero de 1636, hijo de Francisco Antonio Valenzuela, rondeño, y de Leonor Enciso Dávila, madrileña. Así constaba en el folio 68 del libro octavo de bautismo de la parroquia de Santa Ana de Palacio de Nápoles, donde fue bautizado con los nombres de Fernando, Feliz, Domingo, Antonio.

   Cuanto el joven Fernando tuvo la edad, quiso prestar servicio de armas, como su padre, que era capitán al servicio del rey de España en tierras italianas, pero poco después, cumplidos los 18 años, se convierte en paje en la casa del duque de Infantado, el virrey, y puesto que si posee o carece de algo, esto es de escrúpulos y aquello de una ambición desmedida, a falta de inteligencia, se apoya en su juventud, apostura y viveza, quizás sus únicos valores, para comenzar a medrar.

   Su ascenso social comienza cuando, ya en España, logra meter cabeza en el alcázar, en los postreros años del reinado de Felipe IV, al conocer a doña María Ambrosia de Ucedo y Prado, una doncella venida a menos, al servicio de la reina como moza de retrete primero y de cámara después, con la que contrae matrimonio. Premio a sus nupcias con la servidora real es su nombramiento como caballerizo del rey Carlos II.

   A partir de ahí su ascenso es imparable. La reina que le estima mucho, le ayuda multiplicando los favores hacia el obsequioso Valenzuela, que a falta de otros méritos, sabe agradar a la reina. También el padre Nithard, el valido, le aprecia y ayuda.

   Cuando en 1669 don Juan José de Austria, aquel hijo querido por Felipe IV al principio y aborrecido al fin, hermanastro del rey Carlos aún menor de edad, arroja del poder al jesuita Everaldo Nithard, confesor y valido de doña Mariana de Austria, Valenzuela ve su oportunidad. No llegará enseguida, aún tres años habrá de esperar hasta que la reina le entregue el poder. Para conseguirlo el vivaz Valenzuela se emplea a fondo.

   Como una de sus habilidades más notables es la de espiar, informa a su señora, la reina, de todo tipo de chismes, incluso los más escabrosos, ocurridos en aquella corte corrupta. La reina desvalida en aquel ambiente lleno de intrigas, rumores, dimes y diretes, queda atrapada por su informador, maestro de maestros en esos mismos asuntos. Se le empieza a conocer como “El duende de Palacio”, y su ascenso, el de un advenedizo, y su cercanía a la reina no es bien visto por muchos.

   Valenzuela asciende peldaño a peldaño, acumula cargos, sabe como atraer voluntades. Es nombrado introductor de embajadores, primer caballerizo, también recibe el hábito de Santiago. Se convierte en secretario de la reina viuda y del rey Carlos, también encantado con él. Parece que está listo para el gran salto, y la reina doña Mariana, entregada, dispuesta a darle el empujón definitivo.

   Dueño de la privanza el marqués de Villasierra, título que con otros de menor rango también se hizo premiar Valenzuela, su empeño es consolidar su poder y llenar sus bolsillos. Lejos de plantear un programa que intente solucionar los problemas del reino, se afana en atraer las voluntades de sus enemigos hacia su persona, también la del pueblo, y para ello no duda en darle a éste lo que quiere, que es lo que el adusto y rígido jesuita había restringido o prohibido: las corridas de toros, las serenatas, las representaciones en las corralas; en fin todo lo que al pueblo divierte y, como no, reduciendo el precio de muchos artículos de consumo;  y a aquellos, en la corte, lo que también anhelan. El comercio de cargos, el cohecho, incluso la simonía, cualquier favor que comporte el agradecimiento y la lealtad es distribuido sin pudor. Y mientras la corrupción reina en el alcázar madrileño, los nobles se rebelan, pues ven en Valenzuela al advenedizo arribista que, en la cima de su ambición, consigue la grandeza, más que por sus méritos por la flaqueza del rey: cazaban monarca y valido juntos cuando una perdigonada arrojada por la real arma abre las carnes de Valenzuela. En desagravio, Valenzuela es beneficiado con la grandeza. Y casi sin espera llega la protesta. Muchos de los Grandes de España: Uceda, Alba, Medina Sidonia, Osuna, Hijar…, hasta dieciocho, elevan un manifiesto contra el favorito. Exigen acabar con el estado de podredumbre moral instalada en el gobierno. Piden a don Juan José que de nuevo regrese, y que como hizo con el padre Nithard, aparte a Valenzuela del gobierno. Y aún más, a la misma reina Mariana, de la corte.

   Avisado y requerido, pues, don Juan José de Austria, en su retiro aragonés, se pone en marcha camino de Madrid, al tiempo que se constituye una junta formada por el condestable de Castilla, duque de Frías; el almirante, duque de Medina de Rioseco; el duque de Medinaceli y el arzobispo de Toledo, Pascual de Aragón, crítico siempre con Valenzuela y sus desmanes, y desairado por la reina cuando ésta salía en defensa de su favorito; mientras Valenzuela huye de Madrid.


La prisión de don Fernando Valenzuela por Manuel Blas Rodríguez Castellano
y de la Parra. Museo de Bellas Artes de Valencia


   El viernes 28 de diciembre de 1676 Valenzuela llega con su familia al monasterio de El Escorial. Ha dispuesto el rey Carlos que se refugie allí y a fray Marcos de Herrera, el prior, se encargue de su protección, pero cuando el 12 enero de 1677 el duque de Medina Sidonia y el primogénito de la casa de Alba, con quinientos soldados, se adentran en el monasterio, nada podrá hacer el prior para llevar a cabo el mandato real.

   De lo sucedido en aquellas infames horas existe crónica que por su detalle afean mucho la memoria de los participantes, pues tras entrar como una horda en el convento, fray Marcos es requerido a la entrega del perseguido, mas como el prior exigiese a Medina Sidonia y Alba el mandato real por el que ejercían su autoridad, a fin de confrontarlo con el suyo, y diciendo los profanadores de recinto sagrado que dicho mandato era verbal, fray Marcos opuso a las palabras la orden a su cargo con la firma del rey Carlos, negándose a la entrega de don Fernando.

   Mas decididos a todo trance a lograr su propósito, comienza la tropa, transformada en turba de bandidos, a buscar a Valenzuela, primero en el convento, luego en la Iglesia, atosigando a frailes y cometiendo daños sin cuento. La infructuosa búsqueda indujo a don Pedro Álvarez de Toledo a negociar la entrega con el prior. Dijo Alba, pues, a fray Marcos, que tenía cosas de interés que hablar con don Fernando, y se avino el prior a condición de que fuera en la iglesia; que sólo él y Medina Sidonia por un lado y Valenzuela por otro estarían en la conversación, y él mismo y su monjes de testigos sin ningún soldado presente en sagrado recinto. Así se hizo ante el altar mayor lo que de antemano era inútil para Valenzuela, pero no para sus perseguidores, que tras intensa búsqueda no habían hallado a don Fernando, y ahora confirmaban su presencia en el Monasterio.

   Retiradas las partes, don Fernando en su escondite de nuevo, entran las tropas sin contemplaciones. A la búsqueda del antiguo valido, suman aquellos feroces armados la codicia: en el convento se roba cuanto de valor encuentran, incluso en las habitaciones de doña María, la esposa de don Fernando. La impudicia de los asaltantes avergüenza. Le roban sus ropas, hasta las camisas, y buscando mayores bienes, dinero o alhajas, destripan los colchones; en el templo los incidentes aún son de mayor gravedad, al hurto de bienes se une la profanación de capillas, la blasfemia. Y quienes pueden detener aquello, antes al contrario, sino complacidos, lo consienten.

   Hay sospechas de hallarse Valenzuela escondido en lugar próximo al camarín del tabernáculo del Sagrario. Eso y que un fraile acertara a pasar por allí, confundió a algunos de aquellos brutos saqueadores, que comenzaron a gritar: ¡Valenzuela, Valenzuela!, disparando sus armas. Pero el trueno de aquellos disparos en la casa de Dios obraron en el prior el terror que domeñó su deber, redujo su voluntad y poco después don Fernando Valenzuela fue entregado a don Antonio.

   La suerte estaba echada para el favorito corrupto, desleal y ambicioso, que fue trasladado a Madrid, y luego a Consuegra. Era el comienzo de un tortuoso peregrinaje que le llevaría a Filipinas y más tarde a Méjico, donde terminaría sus días. Pero esa es otra historia.
Licencia de Creative Commons

22 comentarios :

  1. Un caso excepcional en la historia de España, y en el de la Casa de Austria en particular, el del ascenso meteórico de don Fernando de Valenzuela, cuya figura requiere aún una profunda revisión historiográfica que aclare muchos puntos de su rápido ascenso y que sitúe en la cultura barroca, por ejemplo, sus acciones festivo-culturales (opera, teatro, etc) y su alineación con la nueva promoción del poder en boga en aquellos años.

    Un saludo y gran entrada, desconocía el cuadro que nos ilustra.

    ResponderEliminar
  2. Viajar a la historia nos enseña, como poco, que rara vez hay algo del todo nuevo bajo el sol. Oportuna entrada, dlt. Como siempre, con una prosa superlativa.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Leyéndote hoy no he podido dejar de acordarme del "pequeño Nicolás". Intrigas de poder, falta de méritos, medrar y medrar... la Historia de España.

    Un abrazo Dlt.

    ResponderEliminar
  4. Inteligente, intrigante, manipulador, corrupto, ambicioso... se encontrará con la horma de su zapato y sus días de gloria llegarán a su fin.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que casualidad a mi me ha pasado lo mísmo que a Elena ; leyendo a este ambicioso e intrigante, me vino in mente "el pequeño Nicolas".Esta visto que las malas sañas se repiten a lo largo del tiempo; de esta guisa de aduladores e intrigantes mientras haya poder y ambiciosos esto es imparable.El problema es que, no les importa aplastar a quien sea, siempre que consigan sus objetivos.

    Mal final, si lo llega a saber se hubiera dedicado a otros menesteres.

    Una entrada muy interesante.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  6. Pues prométanos que nos la contará también! Ha sido como una historia de aventuras, una escena impactante allá en el convento. Por lo demás, esa ambiente corrupto parece perfectamente transplantable a la actualidad. Qué poco cambia aquello que debería cambiar, y con qué velocidad cambia aquello que debería permanecer.

    Tardaba en salir el pequeño Nicolás! Al parecer está en todas partes, incluso en su terraza, monsieur!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Un arribista corrupto, tan rápido en su ascenso que causó la indignación de los que ya poseían los títulos de nobleza que él anhelaba y con ello su caída. No puede estar más actual el tema.
    Tengo que volver al museo de Bellas Artes, no recuerdo el cuadro.

    Saludos DLT

    ResponderEliminar
  8. Me ha pasado lo que a Elena, pensaba que estabas hablando de un antiguo "pequeño Nicolás". Es que no hay nada nuevo bajo el sol, y menos en este país. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Marques:
    Yo también tuve la misma sensación que otros comentaristas. Ya veo que los "Nicolás" también los había antaño.

    Saludos. Que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  10. Jo, pues cuéntanosla también, la otra historia, digo... Hasta los nicolasillos han degenerado, dices que contaba con su juventud, apostura y viveza... Nicolás solo puede presumir de lo primero y míralo...

    Qué bien cuentas las cosas!!! Esa escena del convento... Un abrazo, dlt

    ResponderEliminar
  11. Nació con ambición, de peldaño a peldaño fue logrando lo previsto en sus planes de rangos pero de poco le sirvió como se dice la avaricia rompe el saco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Casi que me atrevería a decir que este Valenzuela es un arquetipo: orígenes relativamente humildes, rápida ascensión en los resbaladizos peldaños del poder por mérito de su verbo y poco más.
    Pero ya lo señalas: hay un elemento clave que favorece este tipo de setas: la humedad de una Corte corrupta. Viejos vicios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. La escena del asalto al convento y los posteriores desmanes y saqueos, por mucha razón que tuvieran los nobles nos llevan a pensar en que se estaba vulnerando la legalidad. La figura del prior negándose al desacato y resistiéndose todo lo que estuvo en su mano, es notable. Como la lucha interna que debió sufrir hasta decidirse a claudicar.
    El tal Valenzuela promete en ese continuará...

    ResponderEliminar
  14. Corrupción, intrigas, espionaje, trepas,... ¿de qué me suena? Los políticos no cambian tanto y en el ascenso de este advenedizo veo un poco al Pequeño Nicolás, salvando mucho las distancias y sacando un poco de ironía al asuto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Parece que no existe mala época para los arribista. Siempre encuentran la ocasión para medrar, antes y ahora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. El reinado de Carlos II es una sucesión de situaciones alucinantes y alucinadas. Incluso con la lectura de los historiadores más mesurados se percibe tal sensación.

    Saludos y excelente artículo.

    ResponderEliminar
  17. Interesante historia que nos demuestra que las falencias del ser humano en lugar de cubrirse con los años,se han exacerbado. Espero el final de Valenzuela en México. Amigo, paso a saludarte, a desearte en este mes de Diciembre que lo pases muy feliz, que en Navidad te reúnas con aquellos que quieres y que se cumplan tus proyectos y sueños en el nuevo año. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante historia, que nos recuerda a los políticos de hoy en día. Era listo y manipulador y supo aprovechar eso, de a río revuelto, ganancia de pescadores. Me ha gustado mucho, por lo que quedo a la espera de esa segunda parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Dan escalofríos de pensar como cuando la gente va en grupo se envalentona y pierde el juicio. Independientemente del personaje que no era nada ejemplar , no es un modo de actuar y perpetrar un asalto al templo con el fin de conseguir el objetivo.
    Bss

    ResponderEliminar
  20. Se enfrentó a gentes muy poderosas y él tenía una ambición desmedida. Triste final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ---------- ♥

    ---------- **

    --------- *o*

    -------- *♥*o*

    ------- ***o***

    ------ *o**♥*o*

    ----- **♥**o**o**

    ---- *o**♥***♥*o*

    --- ****♥**o**o****

    --**♥**o*****o**♥**

    -****♥**o*****♥**o***

    *♥***o***♥**o***o***♥*

    ----_____!_!_____
    ▼ozna-ozna
             \  
              \
               \
                \
                 \
                  \       
                   \ ●
                    /i\
                    /\
    Esta amiga que te quiere un montón te desea querido amigo felices fiestas y que la paz y el amor more en tu corazón por siempre. Mil besinos ¡¡¡ Te quiero ¡¡¡

    ResponderEliminar
  22. "La Navidad forma parte de esa niñez que conservamos en nuestro corazón, y que renovamos cada año aunque sea en secreto” Katy
    Felices fiestas junto a los tuyos. Un cálido abrazo navideño

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails