ISABEL BARRETO. LA RICAHEMBRA CAPITANA

   Tenía cara de ángel, era rubia, de ojos azules y hermosa. Como era de buena familia, pues su padre, Francisco Barreto, había sido gobernador de la Indias Portuguesas, Isabel había recibido una educación acorde a su posición. Además, estaba dotada de una fantasía desbordante y las lecturas que hallaba en la biblioteca de su padre y las aventuras que de él o de quieres le visitaban por razón de su cargo oía, estimularon su interés por la aventura. Aún no había cumplido los veinte años cuando la hermosa Isabel partió para Lima, como dama, en el séquito de doña Teresa de Castro, la esposa del virrey del Perú don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete. Allí estaba Isabel Barreto cuando conoció a don Álvaro de Mendaña. Era don Álvaro hombre maduro, personaje de notable fama, almirante, adelantado de la mar océana y descubridor de las islas Salomón, del que la joven Isabel quedó prendada. Ofrecía ella su juventud y belleza, y él su experiencia y los derechos sobre aquellas islas descubiertas. Y así es como, una vez casados, Isabel se embarcó en la aventura de su vida.

   El 9 de abril de 1595 zarpa del puerto de El Callao una pequeña flota al mando de don Álvaro de Mendaña y del piloto Pedro Fernández de Quirós, que al fin haría de cronista de aquella aventura, quizás bajo el sesgo del enfrentamiento, a veces justificado, con doña Isabel.  Son cuatro embarcaciones en las que caben pertrechos, soldados y varias mujeres las que inician aquella expedición. Isabel, en el galeón San Jerónimo, la nave capitana, acompaña a su esposo. Van en busca de las Islas Salomón, que veinte años antes había descubierto don Álvaro y que, con las capitulaciones obtenidas de Felipe II, se propone colonizar y gobernar.

   Pero el viaje se torna complicado, y aunque descubren unas islas, a las que Mendaña bautiza con el nombre de Marquesas, como homenaje a la esposa del virrey benefactor del viaje, su incapacidad para encontrar las islas que descubrió veinte años atrás y la enfermedad que contrae y que, finalmente, le arrebata la vida, parece dar por terminada la aventura.

   Pero no es así; aún tuvo tiempo Mendaña, antes de morir, de dejar a su esposa el mando de la expedición, siendo así la primera mujer almirante de la historia. La designación no fue vista con buenos ojos ni por Fernández de Quiros ni por los marineros y soldados, casi todos hombres rudos siempre dispuestos al motín cuando las cosas venían mal dadas. En esas condiciones Isabel Barreto debe tomar sus primeras decisiones. No quiere seguir la ley del mar y en vez de arrojar el cuerpo de don Álvaro a las aguas, busca tierra donde enterrarlo. Lo hace, pero al dejar tierra toda la fuerza desbocada de la naturaleza arremete contra de los expedicionarios. Se desata un temporal, que por ser cosa conocida por aquellos marinos experimentados preocupa menos que lo que extrañados y temerosos empieza a caer desde el cielo, que parece fuego. Una lluvia ardiente de cenizas procedente de algún volcán en erupción cubre la cubierta. Isabel decide abandonar la rada en la que están fondeados. Deben el San Jerónimo y su compañera, la carabela Santa Isabel, superar los arrecifes y alcanzar alta mar, mas como entre Escila y Caribdis, lo que atrás dejan es insignificante calamidad comparada con lo que les espera en los arrecifes. Una enorme ola causada por un maremoto inunda la cubierta del galeón. El San Jerónimo está peligro, como una cáscara de nuez en medio del torbellino, resulta gobernable a duras penas.  El timonel es arrancado de su puesto por un golpe de mar. Quirós, el piloto, se aferra a la rueda de timón en su lugar. Trata de mantener el rumbo, pero otro bandazo lo hace rodar por la cubierta. Cuando se rehace y trata de volver, ve a Isabel Barreto, sujeta al timón, que mantiene el rumbo. Al día siguiente,  lejos ya de aquel infierno, azul el cielo y el mar quieto, en el San Jerónimo dan gracias por estar vivos. Isabel se ha ganado el respeto de todos, pero no su obediencia, aún.

   Nada se sabe de la Santa Isabel. Tampoco de su tripulación. El sentimiento de soledad es enorme. No tardan en oírse voces que murmuran. Sin saber donde ir, quieren volver, unos al Perú, otros a Filipinas.

Galeón español del siglo XVI. Así de imponente
 surcaba los mares el San Jerónimo a cuyo mando estuvo
 Isabel Barreto, la primera almirante de la historia.

  A Isabel la fuerza de los acontecimientos la torna dura como la piedra. No ha cumplido los treinta años y nada en ella recuerda al ángel embarcado en El Callao. Es ahora una fiera que se ha desprendido de sus ropas de mujer, usa las de su difunto esposo y se comporta como el virago que nadie sospechaba podía ser. Está decidida a encontrar las islas Salomón. Como heredera de las mismas quiere cumplir el sueño de su esposo y el suyo propio. Cuando un marinero de nombre Medina, descontento, rebelde y agitador, trata de hacerse seguir por el resto de la marinería, Isabel lo hace llevar a su presencia:
   ─¿Qué pretendes Medina?
  ─Los hombres hemos hablado, exigimos volver a casa. Nada bueno obtendremos permaneciendo aquí. Muerto don Alvaro, los hombres no comprenden qué busca la señora, sino una muerte segura ─contesta Medina.
   ─¿Nada bueno? ¿Una muerte segura? ¿Acaso no sabéis quién manda aquí? Habláis, Medina, de muerte. Yo os daré a conocer el significado de esa palabra.
   Y dirigiéndose al contramaestre doña Isabel ordena:
    ─Prendedle y colgadlo de la verga del trinquete. Y a vosotros ─dijo desde el alcázar, dirigiéndose a los demás que se agolpaban en la cubierta─, mirad y aprended la lección. Os lo advierto, mi misión es gobernar las islas Salomón y a vosotros. Nada me desviará un ápice de mi objetivo, que lo fue de don Álvaro también.

   Y sin dejar que Medina termine de hablar sobre sus pretensiones, es izado y, tras permanecer un día entero a la vista de todos, arrojado su cuerpo al mar. Ya todos le obedecerán en el futuro.

   Sin saber donde, Isabel y el piloto Quirós buscan las Islas Salomón, derrotan hacía el Sur, descubriendo numerosas islas aún desconocidas; pero habitadas por pueblos antropófagos, deben desistir del desembarco. Pronto la comida escasea y en los toneles del San Jerónimo el agua se corrompe. Ello obliga a arrostrar nuevos peligros cuando al divisar una isla, decide doña Isabel desembarcar.

    Con la mayor cautela, ella al frente, con la espada de Mendaña y un grupo de soldados avanza por la selva, en busca de agua. La fortuna les lleva a un poblado, apenas unas cuantas chozas. El lugar es siniestro, pues en el interior de una de las chozas penden cabezas humanas. Aterrados, se apoderan de lo necesario, hasta un cerdo que hallan en los corrales es llevado a rastras, regresando a toda prisa. Pero antes de llegar al San Jerónimo, les salen al paso un grupo de guerreros indígenas, que comienzas a lanzarles flechas. Una de ellas alcanza a un soldado, que sigue corriendo, pero al poco pierde el conocimiento. El arpón de las flechas está envenenado. Lo llevan a cuestas. Cuando por fin logran llegar al San Jerónimo, el cuerpo del herido está hinchado y amoratado. Nada es posible hacer por él, salvo rezar por su alma.

   Y nuevamente se impone el carácter de doña Isabel, y su autoridad sobre aquellos hombres que únicamente quieren escapar de aquel infierno y volver a casa. Decide que no puede quedar sin castigo la muerte de aquel soldado y con un grupo de hombres bien armados, con nocturnidad, próximo el alba, los españoles caen sobre el poblado, iniciando una matanza despiadada, de la que tan sólo unos pocos se salvan huyendo hacia el interior de la jungla. Vengado el español muerto, regresan al San Jerónimo y zarpan.

   Muchas más aventuras, si así se puede decir de las penalidades que tuvieron que sufrir, vivirán aquellos hombres y mujeres del San Jerónimo, hasta que a finales de enero de 1596 avistan las costas filipinas. Apenas treinta y cinco supervivientes, de los ciento veinte embarcados en El Callao logran ver tierra conocida, pero no el fin de sus tribulaciones. A duras penas el San Jerónimo puede navegar, tan roto y deshecho como quienes lo han tenido por casa los últimos diez meses está el otrora arrogante galeón, pero quien no pierde su arrogancia es doña Isabel Barreto. Soberbia siempre, cuando ya la costa salvadora está a la vista y sin alejarse de ella, camino de Manila, Quirós propone desembarcar los cañones para aligerar lastre en la perjudicada nave. Doña Isabel se niega; y cuando a pocas jornadas de su arribada a Manila, la tripulación hambrienta, propone repartir la despensa de a bordo, doña Isabel se niega otra vez, como se niega también a que nadie desembarque por causa alguna sin su autorización. Tan férreo y despótico mando desespera a los hombres y uno de ellos, casado con una de las mujeres a bordo del San Jerónimo, de la que ha tenido un hijo, ayudado por los indígenas desembarca y regresa con alimentos para la esposa y el hijo. Y es entonces cuando se descubre en doña Isabel su verdadera falta de humanidad, pues detenido el soldado a su regreso, manda doña Isabel se le ahorque de inmediato por incumplir sus órdenes. Ni los ruegos del superior del soldado detenido ni de Quirós son capaces de ablandar el duro carácter de la tirana. Sólo, cuando al fin la esposa del soldado, deshecha por las lágrimas, ruega el perdón para su esposo, doña Isabel, con la magnanimidad de quien manda, perdona la vida del esposo de quien le suplica.

    El 11 de febrero se adentran en la bahía de Manila y pocos días después se disponen a atracar en el puerto de Cavite para ser recibidos como héroes. Doña Isabel rescata sus ropas de mujer. Es mujer joven y de singular belleza y no hace falta mucho para que al desembarcar, formidable y altiva, despierte la admiración de todos. Recibida con salvas, se la disputan en todos los salones. Un año permanecerá allí, hasta que terminado el luto por Mendaña, otro marino, Fernando de Castro, llene el corazón de Isabel y colme sus ansias de aventura. Sin embargo, tras hacer escala en Acapulco, en Nueva España, las dificultades económicas para organizar una nueva expedición en busca de las islas Salomón hacen imposible el viaje. Un cambio de rey, dificulta aún más las pretensiones de la almirante y su nuevo esposo. Felipe III revoca las capitulaciones a favor de don Álvaro de Mendaña, y por tanto de su heredera doña Isabel, sobre las islas Salomón, y redacta otras a favor del ya declarado enemigo de doña Isabel, su antiguo piloto Fernández de Quirós. Nada lograrán los esposos en su audiencia en España con don Felipe, que ratificará los beneficios concedidos a Quirós. Nada logrará ya, y el eco de la primera almirante de la historia se desvanecerá poco a poco en su retiro gallego, donde la gente hablará de ella como la ricahembra que hizo las Américas.
Licencia de Creative Commons

23 comentarios :

  1. Ah, qué delicia de relato! Cuando nos narra la escena en la que Isabel manada colgar a Medina, tal parecía que estuviera viendo la película de los hechos.

    La tirana hubo de convertirse en tal para hacerse obedecer, pero no era tan insensible ni tan dura, como demuestra el hecho de que los ruegos y las lágrimas de la esposa del soldado detenido fueron capaces de cambiar su determinación.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. De angelito a mujer de armas tomar! No se andaba con chiquitas doña Isabel y la verdad es sorprendente como con ese carácter despótico consiguió evitar una rebelión a bordo, aunque viendo como se las gastaba puedo uno imaginarse el porqué...triste y nostálgico de aventuras pasadas por los Mares del Sur imagino ese retiro gallego.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. De no haber tenido esos privilegios que les otorgó Felipe II A su difunto y que ella supo hacerlos valer.Seguro que no hubiera durado ni un día más con una tripulación tan descontenta pero...-Pero si que era una mujer con carácter y con don de mando.-Me imagino con lo intrépida que era.Tener que retirarse sin haber logrado lo que tanto anhelaba...

    Es ud un narrador estupendo le felicito.He disfrutado con esta intrépida y hermosa mujer; que era de armas tomar y terca a más no poder.

    Un abrazo feliz día.

    ResponderEliminar
  4. ¡Menuda mujer! tan rubia y tan dulce pero de corazón duro como una piedra.
    Por supuesto que no justifico la tiranía, pero imagino que transformarse en ruda, con incluso ropas de hombre, fue lo único que pudo hacer para infundir miedo y respeto en la tripulación.

    Magnífico relato, otro episodio más merecedor de una película.
    Un abrazo Dlt.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo relato.
    Una mujer de "armas tomar", nunca mejor dicho. Hay que estar hecha de un material especial para actuar como actuó y ser firme y hasta despiadada en ocasiones. Me teoría es que en un mundo duro y cruel dominado por los hombres, la mujer ha de demostrar con creces que puede ser mucho más autoritaria y tirana si se quiere hacer respetar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Los actos de la ricahembra no creo que sean muy distintos de los que hubiera llevado a cabo el propio Don Álvaro de Mendaña bajo las mismas circunstancias y lo cierto es que de ser así seguramente no se le habría dado la misma importancia a episodios tan crueles. Cuando es una mujer la que la ejerce, la tiranía nos parezca un acto más salvaje y, bajo mi humilde opinión, no debería ser así.

    ¡Excelente forma de narrarnos esta historia!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha dejado sin aliento. ¡Qué mujer! Con esa determinación y autoridad no me extraña que sobreviviera a tantos peligros y que acabara su vida en un pacífico retiro. Claro que la suerte estuvo también de su lado, ya sabemos que la fortuna es quien tiene la última palabra en nuestro destino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Evocadora terminología, la marítima. Y si le añadimos perlas como esa “ricahembra” o las descripciones de sus enfrentamientos con la marinería, hombres de guerra y fortuna a los que paraliza con sus desplantes y figura de bella tirana con sentido del mando, ha conformado usted una crónica excelente, señor DLT.

    ResponderEliminar
  9. Hola Amigo

    Me ha gustado mucho el relato. Como refiere Madame Maquée, lo estoy viendo en la película. Una dama de duro carácter, como no podía ser distinto en una dura profesión.

    Saludos. Que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  10. Una mujer de armas tomar, esta Isabel, me la imagino en esa época pasando penurias y también dando ordenes extremas ...
    Muy buena historia, amigo, me gusta su tono.
    Un abrazo desde Caracas.

    ResponderEliminar
  11. Una mujer con redaños, lejos del prototipo que la Iglesia y la sociedad marcaban en aquel siglo XVI. Las circunstancias imprimieron la fuerza de carácter que se alojaba en el interior de Isabel para hacer frente a su sueño compartido, sin importarle dificultades ni peligros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Desconozco como te documentas, pero resultan unos relatos fascinantes, me recuerda mis lecturas de Salgari. Una mujer de armas tomar.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado la historia. Parece un cuento de aventuras. Vaya carácter:-) Lástima que no siguiera al frente de ninguna nave. Seguro que habría logrado su objetivo. Bss

    ResponderEliminar
  14. Las gallegas son mujeres especiales, tanto por su belleza como por la fuerza de carácter, aunque hay quien dice que Isabel Barreto era oriunda de Portugal y que su padre era Nuño Rodríguez Barreto, natural de Lisboa. En cualquier caso respetemos el sentir de los pontevedreses que la consideran paisana suya.
    El relato de hoy me ha gustado especialmente. Quizás por su relación con la mar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Robert Graves en su obra "Las Islas de la Imprudencia" se centra en estas navegaciones de Mendaña. Leí el libro hacia 1988 y no recuerdo si se centra en la figura de doña Isabel Barreto.

    Un escrito de primera el suyo, señor DLT.

    ResponderEliminar
  16. Magnífica tu narración. He pasado un rato muy entretenido leyendo este relato y las peripecias de esa rubia de armas tomar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Un estupendo relato. Una mujer fuerte, bella y con carácter, sin duda, adelantada a su tiempo. Me ha resultado muy entretenido leer sus aventuras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Una mujer de armas tomar, que mandó colgar a Medina para demostrar a la tripulación quién mandaba, lástima que no pudiera dar con las islas Salomon. Una historia muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Vengo orientada por Marcos, me gusta tu manera de contar las cosas, me gustan las historias relacionadas con la mar y ella me parece una gran mujer y decidida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Yo también llego desde el blog de Marcos y me quedo. Poco a poco seguiré todas las historias que me fascinan. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  21. Mucho he disfrutado de las aventuras de esta mujer, de carácter ciertamente malvado, a mi parecer.

    Un placer leerle, como siempre.

    ¡Salutacions des de la València alliberada!

    ResponderEliminar
  22. Una historia interesante sobre una señora de armas tomar, el detalle del primer pulso con la tripulación es apara quitarse el sombrero, sí señor, una pena que terminara así su aventura. Leyendo su historia no se la imagina una haciendo punto en su rinconcito de retiro. Como siempre un placer, su lectura me ha resultado entretenida e instructiva.
    Un saludo caballero andante.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails