AGOTES: UNA SEGREGACIÓN DEL PASADO

    Son conocidos como agotes, pero se ignora porqué se les llama así. También se desconoce su procedencia, aunque existen varias hipótesis sobre su origen: descendientes de fugitivos leprosos, grupos godos aislados en las montañas o antiguos seguidores de la herejía albigense huidos de Occitania. Algunos de los estudiosos del asunto apuestan por esta última como la más probable. Dicen que, convertidos al catolicismo, fueron acogidos por la Iglesia, pero despreciados por la sociedad.

    Sea cual fuere su origen, lo que sí conocemos es la ignominia a la que fueron sometidos. Habitaban en varios valles pirenaicos, pero donde se establecieron las mayores colonias fue en el valle del Baztán.

    Las primeras noticias que conocemos sobre su existencia proceden de los lejanos tiempos del siglo XIII, y desde que conocemos algo de ellos, sabemos que fueron discriminados, apartados de la sociedad. Su aislamiento propició una endogamia que, con el paso de las generaciones, dio lugar a taras. Enfermedades como el bocio y el cretinismo contribuían a incrementar el rechazo que pesaba sobre ellos. No se les permitía cazar en los bosques, pescar en los ríos, beber en las fuentes. Eran cristianos y la Iglesia los aceptó, pero no les dio un buen trato. En muchas iglesias tenían una puerta lateral, exclusiva para ellos. Dentro, también disponían de unos bancos especiales, y en algunos lugares al comulgar se les tendían las sagradas formas sujetas a un palo para no tener que acercarse a ellos. Los niños hijos de agotes eran bautizados en pilas distintas a las que usaban los niños que no lo eran. Vivían marginados, obligándoles a llevar una marca, y al morir también eran enterrados aparte.

    En el siglo XIV, en Arizcun, se construyó un barrio con el impulso de los Ursúa, una de las familias nobles del Valle del Baztán. Se le llamó Bozate. Desde entonces sería su hogar. Allí vivirían y morirían, marginados, despreciados; aunque no parece que sea cierta la especie de que los Ursúa o los Goyeneche, distinguidas familias de Arizcun los tuvieran sometidos a algún tipo de dominio personal.

    Unos cuatro siglos después, en los primeros años del siglo dieciocho, don Juan de Goyeneche y Gastón, natural de Arizcun, pero asentado en Madrid, hombre emprendedor, promueve la fundación de un nuevo lugar. Le pondrá por nombre Nuevo Baztán, y estará llamado a ser un foco industrial, y su morada. Encargó a José Benito de Churriguera la construcción de la que, separada de Olmeda, sería villa y dispuso la llegada de agotes que, con fama de buenos constructores y carpinteros, contribuyeron a la construcción del palacio y de las industrias que durante casi un siglo, hasta su declinar económico, darían vida al sueño de Goyeneche, que al morir quiso ser enterrado en la iglesia de San Francisco Javier.

Panteón de hombres ilustres. Madrid.

    En 1817 el conde de Ezpeleta, virrey de Navarra, promulgaba el decreto de igualdad de los agotes. Parecían terminar setecientos años de oprobio; pero no sería así. La ignorancia o el temor de las gentes no se borraban de la mente de las gentes con un decreto.

    Así, la situación de marginalidad perduró, con toda su crudeza, durante el siglo XIX, y aún en el XX habría episodios de intolerancia, parece que ya superados.

Safe Creative #0908084219243

21 comentarios :

  1. Extraña que durara tanto tiempo esta descriminacion, muy localista y ceñida sobre todo a áreas de Navarra, de hecho en el resto de España muy poco, por no decir nada, se sabía de ellos o eso creo yo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No tenía idea de que hubieran existido. Muy dura la discriminación y el aislamiento y tantos siglos de intolerancia.
    Interesante la entrada y para reflexionar sobre la marginación y exclusión social. Pienso como se sentirían ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Una injusta discriminación por parte de una sociedad hipócrita que se nutría de chivos expiatorios para sentirse mejor y lavar la cara de tanto cristiano viejo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Fue dura la vida de estas gentes discriminadas incluso por los más bajos estratos de la sociedad. Fue Goyeneche uno de esos grandes burócratas de finales del reinado de Carlos II que alcanzaron altos puestos en los primeros años del reinado del animoso Felipe V, en aquellos tiempos que fueron llamados la hora de los vascos y los navarros por el acaparo de puestos que las gentes de aquellos lares llevaron a cabo.

    Un decreto, como dices, no borraba los miedos y temores populares, así como su repudio.

    Interesante entrdaa

    ResponderEliminar
  5. No me diga! No tenía ni idea acerca de la problemática de esta gente tan misteriosa, una situación que al parecer se prologó tan vergonzosamente en el tiempo.
    Es increíble, tanto más puesto que es que ni siquiera sabía nadie la causa original de esa exclusión. Por tanto, los excluían solo porque sí, porque así se había hecho siempre.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco conocia a historia de esta gente, siempre ha habido gente discriminada a lo largo de la Historia, y lo que es peor, aun sigue habiendo...
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
  7. Estuvo bien Mendizábal en esa ocasión. Era coherente con el principio de igualdad ante la ley propio de los liberales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Una historia desconocida para mi la de este pueblo. Pero la discriminación no ha sido diferente a la que tuvieron y tienen otros pueblos...

    Muy interesante.

    Saludos Marques

    ResponderEliminar
  9. Las leyes no han estado nunca por encima de las creencias populares. Conocía esta historia hace tiempo, y es curioso que España haya sido tan discriminatoria.
    Así somos...
    Salud¡

    ResponderEliminar
  10. Conocía la existencia de este grupo social marginado en la zona norte de España, próxima al País Vasco, durante la Edad Media, pero desconocía el hecho de que hubieran existido hasta la actualidad. Tampoco el motivo por el que el pueblo de Nuevo Baztán, trazado por Churriguera en el siglo XVII como foco manufacturero, se llamase de esa forma y su relación con los agotes. Es curioso, pues Béjar por entoces también era un núcleo industrial por entonces, aunque de distinta producción que el pueblo madrileño. Parece que Goyeneche y el duque de Béjar, dos nobles, apostaban por el desarrollo económico de sus estados, algo no muy frecuente hasta la llegada de los Borbones.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho mucho esta entrada, porque desconocía la historia de los agotes (tanto por conocer siempre) y esa marginalidad a lo largo de la historia de España. Conocía el Palacio de Nuevo Baztán, pues lo estudiamos en el Barroco como obra de José Benito Churriguera, pero no lo relacionaba con el condado pirenaico, ni sabía que su finalidad era acoger a los agotes. Y claro que las costumbres perduran más que las leyes; difícile que porque lo permitiese la ley de Mendízábal, la gente se fuese a fiar de estos individuos. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. No conocía la historia de estas personas, ni a la discriminación a la que habían sido sometidos. Esta visto que nos encanta repetir erroresdel pasado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Menuda barbaridad.
    El miedo, la ignorancia, la falta de caridad nos hacen de un imbécil fuera de común, tanto que llegamos a creernos superiores.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Había leido sobre los agotes, pero su historia se perdia en la edad media. Ignoraba que hubiese llegado su marginación hasta fechas tan recientes.

    Magnifica e interesante entrada.

    ResponderEliminar
  15. Como la mayoría de los amigos que aquí comentan, desconocía la existencia de los agotes. Movido por la curiosidad que me ha inspirado su entrada, encontré por la red algunos artículos que también hablan de estas pobres gentes.
    Incluso Pío Baroja llegó a escribir sobre el tema "cara ancha y juanetuda, esqueleto fuerte, pómulos salientes, distancia bicigomática fuerte, grandes ojos azules o verdes claros, algo oblicuos. Cráneo braquicéfalo, tez blanca, pálida y pelo castaño o rubio; no se parece en nada al vasco clásico. Es un tipo centro-europeo o del norte. Hay viejos de Bozate que parecen retratos de Durero, de aire germánico. También hay otros de cara más alargada y morena que recuerdan al gitano."

    Me ha encantado su entrada, le pido disculpas por mi tardanza en contestarle. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Que blog tan interesante.
    Me alegra saber que aun existen bloggers que se preocupen por la lectura de fuentes, y la divulgacion del contenido e interpretacion de las mismas. Cuando tenga tiempo leere las entradas anteriores.

    Los invito a pasar por mi blog de historia, me gustaria saber su opinion de mis publicaciones:

    http://pasos-en-la-historia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Supe de la existencia de los agotes por A él también le he dejado el link de tu excelente post... lo de la iglesia y la puerta lateral para que los agotes entraran en el templo sin "contaminar" a la gente de bien es muy suyo, suyo de la iglesia quiero decir, si...

    Un beso, dlt

    ResponderEliminar
  18. Mecachis, no salió el link aquí. Es este :http://degurixa.blogspot.com/2011/04/bozate-baztan.html

    No sé que carajo le pasa a blogger pero estoy por mudarme a word press, de hecho ya abrí la cuenta y ya me habría mudado si me hubiese enterado de como funciona :D


    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hola DLT, desconocía a esta gente, humanos como nosotros, sin embargo el nombre me sonaba porque creo que existe alguien que lleva ese apellido. mi memoria me tre el nombre de Pedro de Agote, en fin. . .no sé.La discriminación en cualquier lugar del planeta es señal de injusticia e intolerancia. Gracias por informarnos.Nos vemos en el camino. Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Interesante entrada amigo. Pero he releído dos veces el texto y no encuentro porque empezaron a ser perseguidos. Imagino que la razon se pierde en la noche de los tiempos.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  21. Un saludito cariñoso antes de seguir trotando. He querido aprovechar este ratito para conectarme desde el hotel, para recordarte que hecho de menos a los amigos.
    Un abrazo y hasta mi vuelta

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails