VIAJES EN TERCERA PERSONA: TOLEDO

     Antes de llegar a Toledo el viajero ya ve destacar contra el cielo el perfil de la torre de su catedral. Sobresale sobre todo, y le hace recordar que Toledo fue muchas veces capital. Lo fue para los visigodos, lo fue para Castilla y para España; así que no le extraña comprobar, ya llegado a la ciudad, que para admirar cuanto de diverso arte ha hecho el hombre sea capital estar allí. El tiempo ha respetado muchos de los sillares y ladrillos puestos en los últimos diez siglos, y los edificios destruidos han sido rehechos. El Alcázar sucumbió, pero fue reconstruido; también la plaza de Zocodover renació y vive pujante irradiando sendas comerciales donde la luz, reflejada por los damasquinados de los escaparates, alumbra a los turistas que suben y bajan por sus calles.

     El viajero vuelve a ver la torre de la catedral. Allí está la campana gorda, en un solitario campanario, con su caperuzón de tres pisos, como si fuera una tiara sobre la cabeza de una Iglesia que mandó, y mucho, sobre una España devota, sometida en casi todo a una jerarquía eclesiástica directora de conciencias.

     El viajero rodea la Primada a pie antes de entrar por la puerta Llana. Al viajero le parece enorme. Tiene cinco naves. El coro, en el centro, es una filigrana tallada por el formón de Berruguete y otros. La capilla mayor tiene sitio para la figura de Abu Wallid, el único musulmán al que se le ha dado vecindad con ángeles y santos: fue este alfaquí quien rogó a Alfonso VI, que había reconquistado Toledo para la cristiandad, que perdonase al arzobispo y a la propia reina, que habían roto la promesa del rey de permitir que el templo siguiera siendo mezquita, convirtiéndola en templo cristiano.

     El viajero no quiere dejar de ver el claustro al que se llega por la puerta de Mollete(1), que ve cerrada. Pregunta, y le contestan. La puerta la abren a las cinco de la tarde y sólo un rato.

     Pero el viajero no quiere perder el tiempo. Toledo es pequeño en espacio, pero enorme el tiempo necesario para ver siquiera algo. El viajero va hacia la iglesia de Santo Tomé. Allí está El entierro del conde Orgaz(2), obra cumbre del Greco, si se puede decir esto, y no que su obra es una cordillera de grandiosos picos. Allí, en el lienzo ve al Conde, a San Esteban y San Agustín, que le sostienen; a los amigos del Conde y al propio Greco y a su hijo. El viajero queda ensimismado ante el cuadro. No encuentra el momento de salir. El cuadro parece retenerle, y se queda allí buen rato inmóvil, como si estuviera pegado al suelo por imán que le impidiera moverse.

     Por fin sale, y vuelve a la catedral. La puerta de Mollete está abierta. El claustro tiene los muros con pinturas de Maella y Bayeu. Junto a la puerta en muy mal estado, y sin que parezca que haya intención de restaurarla, la pintura del martirio de un niño cristiano por judíos. En los pisos altos las viviendas de Claverías. Las mandó construir el Cardenal Cisneros como celdas para clérigos. Acabaron sirviendo como casas de los empleados de la Primada y de sus familias, cuando en los momentos de omnipresencia en la vida de la ciudad mantenía en nómina una legión de operarios de todo ramo.

Claustro de la catedral del Toledo en 2003

     "La Catedral" de Blasco Ibañez ilustra bien como era la vida en el templo hace cien años y como en distintos momentos de su historia acontecieron variados sucesos que determinaron que el viajero vea las cosas como están hoy: allí está la capillita de la Estrella. Ésta ya existía antes de que se construyera la Catedral. Era propiedad del gremio de los tejedores, cardadores y laneros, quienes rendían culto a la Virgen titular de la capilla. La cedieron para la construcción del templo a condición de seguir siendo dueños de la misma y del espacio inmediato hasta las primeras pilastras. Así fue. Los laneros en su fiesta usaban de su derecho perturbando los oficios religiosos. En el siglo XVIII, el Arzobispo Valero Losa les puso pleito, que perdió y le ocasionó la muerte por el disgusto. En un arrebato de soberbia humildad dispuso ser enterrado allí, frente a la capilla, para ser pisoteado por sus vencedores. El viajero quiere saber como era por fuera el personaje, que por dentro ya intuye tuvo nobleza en su carácter; así que entra en la Sala Capitular. Allí están retratados todos los arzobispos primados de España. Siguiendo el orden del tiempo llega al mil setecientos y pico. Lo encuentra: delgado, con la mirada fija de las personas determinadas a un fin. Piensa el viajero, aunque no es un entendido en estas disciplinas pictóricas, que quien se encargó de pintarlo supo entender bien al personaje.

     No se olvida el viajero de ver otras maravillas. Las que puede: aún dentro de la Catedral el transparente, y enfrente la capilla de San Ildefonso donde hay sepulcro con los restos del cardenal Gil Carrillo de Albornoz, que murió en Italia, y cuyo cortejo fúnebre se trasladó a pie hasta la sede de la que fue arzobispo. Un año duró el traslado, y hasta el propio rey Enrique II arrimó el hombro a fin de obtener las indulgencias plenarias que se concedían a los cristianos que participaran en el mismo. Debió pensar que las necesitaba, no en vano pasó a la Historia como “el fratricida”. Ya fuera, San Juan de los Reyes le retiene un buen rato. Fue fundado por los Reyes Católicos para conmemorar la victoria sobre el rey de Portugal, don Alfonso, defensor de “La Beltraneja”, en la lucha por la corona de Castilla. El viajero se despide con una mirada desde los “cigarrales”. Decide que volverá otra vez.

(1) Molletes eran las piezas de pan que en esa puerta se bendecían para repartirlos entre los pobres; ya no se mantiene esa tradición caritativa; pero sí su recuerdo en el nombre de la puerta.

(2) Unas excelentes fotografías y sendos detallados y didácticos estudios de este cuadro y sus personajes podrá el lector encontrarlos mediante estos enlaces en los blogs España Eterna y Arte Torreherberos
Safe Creative #0908094221069

25 comentarios :

  1. Cuantas veces he estado en Toledo y siempre hay algo nuevo que ver.

    Cada vez que tengo visitas desde Venezuela, lo primero que preguntan es cuando vamos a Toledo? (y no son japoneses ;D)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la visita turistica que nos hecho de Toledo. Se la conoce con el nombre de "La ciudad de las tres culturas" en otros tiempos tenia fama su escuela de traductores. El año pasado fui expresamente para ver entre otras cosas la fachada del Monastério de San Juan de los Reyes, en ella estan colgadas las cadenas de los prisioneros que fueron liberados en Ronda cuando fue conquistada a los "moros", las llevaron a Toledo por que era la capital.
    Un beso (gracias por tu ayuda para crear mi blog)

    ResponderEliminar
  3. Así reaccionó el que esto escribe ante el Entierro del conde de Orgaz. No quiero recurrir a los tópicos pero se percie una verdadera sensación de eternidad ante esa obra.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo, Toledo es como ese buen libro que lees una y otra vez y en el que siempre descubres algo nuevo, un nuevo matiz, una nueva idea, un nuevo sentimiento.
    Toledo es uno y a la vez muchos, no es el mismo cuando cae la tarde que cuando el Alcázar asoma a los primeros rayos del amanecer. Toledo es una leyenda en sí misma, una ciudad con alma y personalidad propia, tan antigua y con tanta historia como nuestra España.
    Toledo siempre te descubre algo nuevo y custed con su entrada lo ha demostrado una vez más.

    Muchas gracias, magnífica lectura.

    ResponderEliminar
  5. Cierto que Blasco Ibañez describe como nadie la Catedral de Toledo: impone esa catedral de cinco naves, y fachada tan asimétrica. El claustro es otra maravilla y no digamos el Trasparente que hizo Narciso Tomé, toda una joya del barroco. Pero Toledo tiene otros muchos rincones que, supongo, se narrarán en próximas entradas. Un cordial saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que son tres las veces que he estado en Toledo y siempre me maravilla. Como ya tengo dicho en mi blog, la primera vez que fuí me encontré las puertas cubiertas con unas mallas verdes porque las estaban restaurando. La vista desde los "cigarrales" es magnífica. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sólo he ido una vez a la capital de mi comunidad, pero me llaman las ganas de una escapada de dos o tres días para disfrutarla, y más con tus recomendaciones, Desde...
    Gracias por tu entrada.
    Saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Y bien hace el viajero en decidir que va a volver, y es que no ha visto prácticamente nada de la ciudad. Como bien dices, es un lugar pequeño en espacio, pero muy muy grande en cosas que mostrar.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. :)

    Yo también quiero irrrrrrrrrr

    "El entierro del conde de Orgaz "ocupaba una pagina entera de mi libro de sociales de cuarto de EGB, fue el primer cuadro del que supe el autor, creo, y me provocaba una especie de atracción-repulsión que me mantenía mirándolo muchas veces mucho rato, así empezó mi devoción por El Greco . Cuando restauraron "El caballero de la mano en el pecho" y e quitaron el fondo aquél negro me dio una rabia, grrrr...

    Preciosa entrada, dlt, espero que ya estés bien del todo. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  10. Hace años estuve de vacaciones por Madrid, aunque tenia el hotel en Toledo. Pues bien, pase mas tiempo recorriendo Toledo que los madriles...como me gustaba esa ciudad antigua tan llena de historia en sus recovecos.
    Tengo que volver.

    ResponderEliminar
  11. Qué hermoso lugar nos trae hoy. Toledo es sin duda una de mis ciudades favoritas, por su enorme belleza y por su historia. Es mucho más que un deleite para la vista.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Puede parecer pequeña Toledo desde la lejanía pero es tanto lo que hay que ver en ella que creo que ni en una semana entera terminarías. Es una ciudad mágica sin duda.

    ResponderEliminar
  13. Ciuadad de "las tres culturas", siempre ofrece al visitante alguna sorpresa y algo por ver que desconocía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. He estado en Toledo dos veces y me pareció poco tiempo para ver con tranquilidad todo lo que Toledo puede ofrecer. Precisamente me perdí el interior de la Catedral y sus detalles, por eso esta entrada me ha servido como guía para conocerla y visitarla en la próxima ocasión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Precioso lugar nos has traído esta vez, bueno como todos los que nos presentas. Además que eliges muy buen la manera de introducirnos en su historia. Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Ameno y hermoso recorrido por ese Toledo monumental y artístico, con parada más amplia en esa bella catedral.
    Tienes razón, falta tiempo para "descubrir" Toledo. La he visitado decenas de veces y siempre me voy de ella con la sensación de que me ha quedado algo que ver.
    Hace tiempo intenté crear una entrada sobre el "Toledo literario", donde las leyendas de Bécquer y otras tantas rutas literarias de nuestros clásicos no pudieron resistir a sus encantos; quedó incompleta, pero al leer tu magnífica entrada, me has animado a ponerme otra vez a ello.

    Gracias por este paseo tan histórico y artístico, Dlt.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Necesitaria, un par de post para hablar de Toledo , que la primera ciudad después de Madrid que pisé a mi llegada a España. está unida a mis recuerdosde jóven y de menos jóven. Suelo ir con frecuencia porque tengo amigos alli.
    Un bonito recorrido por la Catedral.
    Las vistas desde el parador son imponentes.
    Te invito a mi casi primer post de ciudadana aunque humilde describe mi cariño por Toledo:)
    http://katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com/2009/05/mis-visitas-toledo.html

    ResponderEliminar
  18. Excelente entrada. Toledo es una de las ciudades imprescindibles, cuna de la cultura, capital de las Españas y sede de la Iglesia Primada que tanto ilustres hombres como Cisneros, el Cardenal-Infante o don Pascual de Aragón han ocupado...la Catedral, el Alcázar, el "Entierro del Conde Orgaz", la casa-museo del Greco (por cierto con un excelente retrato de Carlos II con armadura de Carreño), sus calles empinadas...un tesoro, el diamante de la vieja Castilla.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, en mi blog de regalos
    http://katy-agradeciendoregalos.blogspot.com/2011/05/regalo-de-mari-c-para-el-blog-de.html
    Te he dejado un obsequio. No es obligatorio recogerlo (aunque me gustaría que lo hicieras)
    Es un pequeño detalle en reconocimiento a tu estupendo blog
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. He vuelto a vivir con alegria el viaje que hice hace unos años a Toledo, ciudad que me enamoró y a la que pienso volver
    Te doy las gracias por acompañar nuestro paseo por ella
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  21. Caminar por las calles de la imperial Toledo asombra la primera vez, la segunda, la tercera y siempre que se acude a esta ciudad donde se respira Historia por cada una de sus piedras. Algo similar me ha pasado en Córdoba y en pocos sitios más. Ambas, por mucho que las visites, siempre tienen rincones nuevos, detalles en los que uno no se había fijado nunca. Y esto les pasa incluso a los que viven en ellas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Creo que tiene que hacer unos cuarenta años que no he estado en Toledo, y lo siento verdaderamente pues es una ciudad con tanta historia ... Después de leer toda esta información estoy deseando encontrar la oportunidad de volver a estar ahí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola amigo! Ya estaría viajando a Toledo si pudiera. Tenlo por seguro, que me ha dado ganas de escribirle un poema. . .Hermosa tu descripción para "el viajero". He andado un poco enferma así que no he salido de viaje por la Blogósfera por un tiempo. . .
    Un abrazo y como siempre ¡nos vemos en el camino!

    ResponderEliminar
  24. QUE PUEDO DECIR DE LAS DOS PERSONAS QUE SOSTIENE AL CONDE DE ORGAZ EN LA PINTURA 1 Y UN PARRAFO CORTONARRANDO

    ResponderEliminar
  25. Maravillosa entrada. Fascinante Toledo, magníficamente relatado aquí.
    ¡Gracias, dlt!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails