LA PRESIDENTA

   Aunque Catalina de Erauso, aquella muchacha donostiarra, nacida en el siglo XVI y hecha monja por voluntad familiar, pero por propia voluntad convertida en soldado, es la “monja alférez” por antonomasia, otra mujer, Francisca Zubiaga de Bernales, nacida poco más de tres siglos después, se ganará también dicho sobrenombre. Poco tienen en común salvo que las dos abandonaron un convento y ambas con una casaca sobre el cuerpo empuñaron la espada.

   Francisca nace el 11 de septiembre de 1803 en Cuzco. Es hija de un alto funcionario español, pero ella es peruana, y se siente así. Ese sentimiento y su ambición le llevan a aprovechar la ocasión que se le presenta. En 1825, con el virreinato del Perú extinto tras la batalla de Ayacucho, Francisca contrae matrimonio con un maduro Agustín Gamarra Massia, a la sazón prefecto de Cuzco.

Las relaciones entre Bolivar y Gamarra no fueron buenas. Durante
una fiesta dada en homenaje del  Libertador, un exceso de "cortesía"
de éste hacia doña Francisca dio lugar a rumores, que provocaron
en Gamarra una antipatía hacia Bolivar que no supo disimular.

   Su gusto por el mando pronto se hace patente. Cuando Gamarra se presenta en la Bolivia del general Sucre, Francisca le acompaña vestida a lo militar y al mando de tropas; cuando Gamarra se dirige al norte en la guerra con Colombia, Francisca, que a estas alturas es conocida como La Mariscala, permanece en Cuzco, ocupando el puesto de su esposo; cuando en 1829 Gamarra es nombrado Presidente del Perú, Francisca es su más firme y fiel colaboradora.

   El matrimonio, como corresponde, se traslada a Lima, la capital. Desde allí, nuevamente Gamarra se traslada a Bolivia para tratar con Santa Cruz, el sustituto de Sucre, diferencias entre los dos jóvenes países; pero su esposa esta vez permanece en Lima. Ahora, envidiada y odiada a partes iguales por casi todos, es “la presidenta”. Los roces con el gobierno son continuos, en especial con el vicepresidente, el general Gutiérrez de la Fuente. El encono entre ambos se pone de manifiesto durante una representación teatral a la que asisten los dos: cuando va a dar comienzo la función, el público reclama el cambio de la obra, pide a gritos que se sustituya la obra anunciada por “La monja alférez” de Juan Pérez de Montalbán, en alusión a los orígenes de “la presidenta” y su afición a los uniformes. Como si de un guión escrito se tratara, el vicepresidente, con un gesto, accede y comienza la nueva función, que el plantel de actores tenía ensayada.

   No es la única afrenta que doña Francisca debe soportar: muchas familias de la alta sociedad limeña mantienen el respeto forzadas por la situación. Francisca es la esposa del presidente Gamarra y de facto ejerce, en ausencia de su marido, como presidenta, pero cuando es posible quienes la detestan  aprovechan cualquier ocasión para tratar de ponerla en evidencia.

   Así sucede cuando, en 1831, una dama de la buena sociedad trata de humillarla en lo que las mujeres, en estos casos, dan gran importancia. Se va ha celebrar un gran baile y la citada señora logra persuadir a una de las sirvientas de doña Pancha, que también así se le conoce, para que, después de entregarle una sustanciosa cantidad de dinero, le indique el vestido que se le prepara para la ocasión; pero doña Francisca, lista como ella sola, descubre el asunto, y con la más absoluta reserva se hace preparar otro traje. El día de la fiesta acuden los invitados, la dama beneficiaria de la confidencia, segura de poner en ridículo a la “presidenta” luciendo el mismo vestido que cree llevara doña Francisca, se presenta en el salón. Poco después lo hace doña Pancha, esplendorosa, con su precioso traje. No va sola, le acompaña su criada, está con el vestido copiado. No hace falta decir la vergüenza de una y la complacencia de la otra al verse aquella reflejada en una criada.

   Tampoco el desaire del teatro Principal queda sin venganza. Al fin, doña Francisca logra convencer a su esposo de que La Fuente conspira contra él, tratando de ocupar su puesto. Una noche se presenta el general Eléspuru en el domicilio del vicepresidente La Fuente al mando de una tropa, que irrumpe ruidosamente en el domicilio. Una suerte para La Fuente que, avisado por el escándalo, logra escapar por una ventana. Acabará refugiado en Chile, desde donde advertirá sobre la conspiración de doña Francisca para destruir el sólido y fiel apoyo que el presidente tenía en él.

   Los abusos y arbitrariedades se suceden. La prensa arremete contra el gobierno, y éste trata de amordazarla. Gamarra, su esposa y sus partidarios se ven envueltos en un último escándalo: un periodista, Juan Calorio, muy crítico con el presidente, es apaleado, casi muerto. La situación se vuelve muy difícil para el gobierno, y para doña Pancha, que tiene mucho que ver en todo. Tanto que incluso la esposa de Calorio asegura haberla visto, de uniforme, entre el grupo que asaltó a su marido.

   La situación de descrédito es tan grande, que las siguientes elecciones suponen un fracaso para Gamarra, que igual que su esposa, con sus partidarios, se enfrenta a los vencedores. Doña Francisca, fiel a su ser, de uniforme y pistola al cinto, lucha por recuperar el poder, y pierde. Huirá con su esposo. Acabarán separándose, él para seguir en solitario su carrera política, ella muy enferma para acabar refugiada en Chile, donde, a los treinta y dos años, morirá sola y cargada de deudas.
Safe Creative #1207161977168

20 comentarios :

  1. Triste e injusto final para una mujer tan valiente como fiel a sus principios, independientemente de lo que suponía su condición de mujer en aquel siglo XIX.
    Me ha encantado la historia, Dlt.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya firma la tal doña Pancha! Mejor tenerla de amiga.Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  3. Curiosa historia aunque triste final, en soledad para una mujer tan luchadora que estuvo rodeada de tanta gente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Y todo eso en solo 32 años! Imagínese si hubiera vivido tanto como la princesa de los Ursinos! Ver a esa mujer de uniforme debía de ser como un anuncio de tragedia. Ella sola era una revolución.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Tremenda doña Francisca. Mucho hizo para la poca vida que tuvo.
    Me ha hecho gracia la anécdota del vestido, una pícara doña Pancha.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó la historia de la que no conocía absolutamente nada. Una época interesante esa América recién post-española.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Todo un caracter la Doña Pancha.-Por lo que veo este matrimonio era de ideología ya que una vez que los derrotaron aguantaron menos que una vela en una corriente.

    Es una historia interesante aunque con un triste final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una historia muy interesante que no conocía y que ha venido a llenar una de mis muchas carencias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Una mujer luchadora, para su propio provecho, pero una heroina como mujer al no estar sometida ni encorsetada a esa sociedad puritana.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente un final triste de una joven luchadora y valiente como ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Marques:

    Me ha sacado una sonrisa la estampilla del Libertador. Este episodio con Gamarra es uno de los tantos en donde el Libertador, galantea con mujeres. No será el último, y todavía quedaran algunos más.

    Un final trsite pero esperado. No podía ser distinto para una dma guerrera.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ya sabía yo que no le dejaría indiferente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola.
    Vaya con la señora, ¡uf! la imagino dando órdenes hasta a las piedras.
    La anécdota del baile es buenísimo. La historia y su realidad es inmensa y rica, para suerte de los aficionados como yo. Je, je. Imagino el ridículo y la rabia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Interesante historia. Siempre hay mujeres capaces de ser ellas mismas sin importarles los demás, algo que provoca envidias, como ha sido en este caso, aparte de los errores que cometiera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Una auténtica vida aventurera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. La historia del vestido parece común a otros lugares y épocas de la Historia. Así parece que la duquesa de Alba, Cayetana, lució en una fiesta el mismo vestido que la reina Mª Luisa... o más bien al revés porque era la reina la que tenía celos de la elegante noble y de su belleza.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Querido amigo, sobre tu nota que me pareció estupenda, he de agregarte una descripción de "La Mariscala", apodo que me parece, más ha pegado por estos lares.La misma pertenece a una escritora nacida en París, de madre francesa y padre peruano, con una dura historia en su haber que llega a ser escritora: Flora Tristán, quien conoce a Francisca Zubiaga en su camino al exilio en 1834 en el Puerto del Callao y así la retrata:
    "Era de mediana talla y fuertemente constituida, a pesar de haber sido muy delgada; su figura no era en verdad bella, pero, si se juzgaba por el efecto que producía en todo el mundo, sobrepasaba a la mejor belleza. Como Napoleón, el imperio de su belleza estaba en su mirada, cuánta fuerza, cuánto orgullo y penetración; con aquel ascendiente irresistible ella imponía el respeto, encadenaba las voluntades, cautivaba la admiración.. Su voz tenía un "sonido sordo, duro, imperativo"
    Flora Tristán, "Peregrinaciones de una paria"
    Pronto nos vemos en el camino
    Visítame cuando puedas en Presencias que hay temas que te pueden interesar durante todo julio y agosto. Ya estoy de regreso pero enfermucha por el frío cordillerano que he tomado.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cuando leí el título de la entrada, pensé en alguien en particular. Luego me metí en tu historia que deja tanto conocimiento, pero me voy volviendo a pensar en la misma persona que te comentaba. Una presidenta de la que es mejor no hablar.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  19. Querido Dlt, ¡cuánto me gustan estas historias con fuerte protagonismo femenino, mujeres inteligentes, bravas y con su dosis de malignidad bien apañada! El episodio del vestido es buena muestra de taimada astucia femenina.
    Un placer leerte en esta cálida tarde de verano.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  20. Son Personajes que hacen Historia.

    Y siempre he pensado, que la mujer, suele ser más inteligente que el hombre, pues ha tenido necesidad de ejercitar esa inteligencia, ante la fuerza del Varón.

    Lo has escrito de una lectura que capta tu interés y no lo dejas hasta el final y pide más.
    Muy bueno, si señor, muy Bueno
    Saludos, manolo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails