DÍGASE LO QUE SE QUIERA

   Apenas había transcurrido un mes desde que en la Isla de León habían sido convocadas las Cortes en aquel mes de septiembre de 1810, pese a la falta de apoyo de la Regencia, cuando comenzaron los debates sobre la trascendental Ley de Libertad de Imprenta.

   De lo que iba a resultar de aquel debate y de la propia existencia de las Cortes dio aviso el diputado Muñoz Torrero. Era este diputado por Extremadura, sacerdote, pues muchos fueron los clericales miembros de aquellas cortes, y antiguo rector de la Universidad de Salamanca, reformista y de talante liberal. Sus primeras palabras, en el discurso inaugural de las Cortes, fueron una declaración de intenciones y un resumen de lo que se pretendía lograr en una nación invadida y en guerra, en una ciudad sitiada con unas cortes constituyentes dispuestas a reformar la sociedad con los aires que habían soplado precisamente por la nación invasora, pero desde un punto de vista propio, reformista y no revolucionario: poner fin al antiguo régimen, al de los privilegios, y cimentar una nueva sociedad bajo criterios justos de igualdad, en la que los hombres se nivelaran por sus méritos y no por su cuna.

El asturiano Agustín Argüelles fue uno de los
más activos diputados entre las filas liberales.

    Unos y otros, en diciembre de 1810, se pusieron manos a la obra para redactar un borrador de constitución que en poco más de un año vería la luz. Mas no sólo se impusieron aquellas cortes la misión de redactar la primera Constitución que ordenase la vida nacional ─el Estatuto de Bayona, promulgado por José I Bonaparte fue publicado en la Gaceta de Madrid, pero no fue efectivo(1)─, sino que aprobaron leyes que pretendían cambiar entonces o en el futuro la sociedad española: la supresión de los señoríos(2), de los gremios o la abolición de la tortura o de la Inquisición.  

   Se comenzó tratando de libertad, de la libertad de decir y escribir lo que se quisiera, de la libertad de prensa. Como dijo el diputado Muñoz Torrero: “La previa censura es el último asidero de la tiranía” y, superado, con la aprobación de la Ley, ese escollo, pronto se vio en la cabecera de las publicaciones la libertad recién ganada. Todos cabían, fueran de signo absolutista y contrarios a las reformas o liberales y de talante reformista.

   El Redactor General, El Duende de los Cafés o La Abeja Española; el Centinela de la Patria o El Observador eran algunas de aquellas cabeceras que del lado de los reformistas o de los absolutistas veían la luz en el Cádiz de aquella España en guerra. Pero aún había otros, cuyo nombre no dejaba lugar a la duda sobre su pensamiento. Tal era el caso de El Robespierre Español, polémico, provocador y jacobino, que tuvo reacción inmediata con la aparición de otras publicaciones cuyos títulos no eran menos explícitos en cuanto a su ideario: El Censor General o el de interminable título conocido como El Procurador General de la Nación y del Rey, que también tuvo réplica en su talante y contraste hasta en su título, por mor del gracejo gaditano,  en “El Conciso”, que no contento con su apelación a la brevedad tenía en el “Concisín”, un menudísimo suplemento, exagerada condensación de la actualidad contada por un niño a su padre.

   Todo ello no era más que el reflejo de las diferencias políticas entre los diputados. Fue entonces cuando se declararon las tendencias que agrupaban a los diputados por afinidades. Liberales eran los partidarios de las reformas, serviles los contrarios a ellas, absolutistas opuestos a todo cambio.

   Pero aquellas Cortes, confinadas en el Cádiz asediado por los franceses, legislando para una España en guerra, apurada y ajena a las ideas liberales y reformadoras, carecieron de continuidad y su obra corta vigencia, pues al llegar Fernando VII, liberado por Napoleón, desde su jaula dorada de Valençay, eran pocos los que querían recordar su abdicación, los sucesos de Bayona y su sometimiento a Napoleón, antes al contrario esperaban al rey como “El Deseado”, y aunque la obra de aquellos hombres de Cádiz quedó sin efecto, y muchos de ellos perseguidos y aún muertos por el nuevo absolutismo establecido, habían puesto una semilla que acabaría enraizando en la nuestra piel de toro.

(1) En realidad sus efectos prácticos no se hicieron notar. Las circunstancias del gobierno de José I, en guerra con la Nación y su propio texto, que obligaba a que su entrada en vigor gradual lo fuese tras edictos o decretos reales nunca se produjeron. Aun así el Estatuto fue invocado como fuente de Derecho vigente, al tomar posesión de sus cargos los Consejeros de Estado, el 3 de mayo de 1809, y jurar el Estatuto y por invocación del rey, en defensa de sus prerrogativas, ante los generales de su hermano Napoleón, que trataban de imponerse en su reino.

(2) Fueron especialmente dificultosos los debates sobre este asunto. Finalmente se acordó la supresión de los señoríos jurisdiccionales, mas no los territoriales.

Licencia de Creative Commons

10 comentarios :

  1. En España nunca nada ha sido fácil, los monarcas no han estado a la altura y los ciudadanos hemos hecho lo que hemos podido, ahora ni eso, solo lo que nos dejan. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los señoríos territoriales , una forma enmascarada de dar trabajo a esclavos en manos de estos caciques.-Siempre quitando los derechos al pueblo llano.

    -Esta piel de toro tan odiada y a la vez tan deseada.-Fernando VII fue la puntilla que mato todas las aspiraciones hacia un progreso.

    -Dígase lo que se quiera y que cada uno saque sus propias conclusiones...

    Feliz solsticio de verano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Fue una pena que Fernando VII no supiera estar a la altura de un pueblo que había luchado por una monarquia constitucional y se encontró con el absolutismo atroz del " deseado". Saludos

    ResponderEliminar
  4. Una constitución muy modesta desde el punto de vista liberal, con confesionalidad y grandes poderes del rey, pero excesiva para los partidarios de las cadenas y del absolutismo. Un ensayo frustrado, pero el principio de todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Cayetano, fue el comienzo de todo...Y los absolutista lo veían venir, por eso la anularon...

    Saludos Amigo. Que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  6. Quién pudiers mirsr por un agujerito el Cádiz de entonces y contemplar reunidos en el Oratorio de San Felipe Neri a los diputados que parieron "La Pepa". Cuando visité ese lugar me emocioné, se me pusieron los pelos de punta y creí oir el eco lejano de sus voces.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Creo que en otra ocasión te puse este ejemplo: En Sevilla existe desde el siglo XIX una estatua de Fernando VII, que la han cambiado de sitio en seis veces, y en ninguno lo quieren, de hecho hoy en día se guarda en un almacén municipal. No se si es por el trato que ha recibido por los historiadores, o por la represión que llevó a cabo, lo cierto es que ni los mismo absolutistas, lo querían.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hay semillas que tardan mucho en germinar o bien por el terreno mal abonado o bien por la desidia del jardinero o bien por el clima. Pero la semilla está. Y es lo importante aunque tarde en dar frutos.
    Un placer leerte, como siempre, vecino dlt. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que le leo alucino con lo convulsos que fueron esos tiempos y los vaivenes que dió la historia de este pais, desde que le leo he aprendido mucho de esos tiempos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hoy, después de tantos avatares como han sufrido los escribidores, me quedo con la gracia de Cádiz, no se puede tener más arte. Lo de El Conciso y el Consicín, habría que hacérselo leer con receta a bastantes parlamentarios.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails