“VIE DE CHÂTEAU”

“…y permitid que yo renueve los más sinceros e invariables sentimientos con los cuales tengo el honor de ser, Sire, de V.M.I. y R. su más humilde y muy obediente servidor, Fernando.” 

   Así terminaba la carta que, el 22 de junio de 1808, desde Valençay, escribió a Napoleón el que había sido rey de España durante apenas mes y medio, durante la primavera de aquel año, y volvería a serlo durante casi veinte años, a partir de 1814. 

   Quizás, de haberla conocido el pueblo español que, garrote en mano, andaba defendiendo el solar patrio de la pisada que el dueño de la voluntad de Fernando ─y de otras muchas cosas─ tenía puesta en España no hubiera deseado tanto el retorno de quien con tan escasa dignidad disfruta de una cómoda y apacible vida en el castillo de Valençay, donde Talleyrand, príncipe de Benevento, su propietario, procura hacer lo más entretenida posible la vida del Borbón, como mejor manera para impedirle recordar que había sido rey de España. Allí, en el castillo, Fernando parece encontrarse en su salsa. Sin más obligaciones que perder el tiempo, adulado por una “pequeña” corte de españoles que orbitan a su alrededor, Talleyrand organiza juegos, cacerías y por las noches entretenidas veladas en las que no faltan los bailes y las galanterías. Tanto empeño pone el príncipe de Benevento en ello, que encarga a su esposa que provea tales veladas de un nutrido y hermoso ramillete de distinguidas damas para distraer a los ociosos moradores del castillo y, llegado el caso, conseguir que alguna de ellas logre seducir a Fernando. Piensa que así, acaso pueda controlarlo aún más o quizás, simplemente, que sucumba a la flechas de cupido, entierre cualquier atisbo de dignidad y se abandone aún más en la entrega al nuevo dueño del mundo. Pero Benevento no cuenta con que las cosas, a veces, suceden como uno no querría que pasasen. No es Fernando el enamorado durante aquellos días, sino su mayordomo, el duque de San Carlos que se rinde a la propia madame Talleyrand, que le corresponde. Hasta Napoleón conocerá del asunto y lo utilizará en el futuro para humillar a su ministro cuando las diferencias entre ambos estén a la vista de todos. 

Fernando VII de Capitán General,
por Miguel Parra Abril. Museo de la Ciudad, Valencia.

   Mientras, parece que Fernando, envilecido y holgazán, se encuentra a gusto en su cárcel de Valençay, tanto que cuando, con ayuda inglesa, se prepara su fuga, no muestra gran interés.

   El gobierno de Inglaterra, nación aliada de España en la lucha contra la Francia de Napoleón, decide intentar la liberación de Fernando. Los ingleses entran en contacto con el barón de Kolly, con fama de atrevido aventurero, pero que nada más llegar a París resulta detenido. Al parecer un tal Richart, que conocía el plan, le había delatado. Puesto Kolly en el trance de colaborar o tener un destino incierto, pero nada halagüeño, el barón, con gran dignidad, se niega a lo primero; mas los franceses empeñados en poner a prueba a Fernando convencen al delator Richart para que, haciéndose pasar por Kolly, se presente en Valencay, explicando el plan de fuga a Fernando, quien en lugar de rechazarlo lo escucha para luego denunciarlo al gobernador del castillo, monsieur Berthemy.

   Si Fernando actuó así por astucia o porque, acomodado en su jaula dorada, prefería la vida regalada que Napoleón le proporcionaba es cosa incierta, aunque probable lo primero, puesto que su indignidad siempre, nunca estuvo reñida con su doblez. No sería hasta 1814 cuando, para desgracia de los españoles, Napoleón, que necesita fijar su atención en el frente oriental, lo devolverá a España. 
Safe Creative #1206111792127

24 comentarios :

  1. Con éste y otros episodios de la historia de España, no cabe decir más que aquella famosa frase que se dijo en referencia al Cid: "qué buen vasallo si hubiese gran señor."
    Y es que el pueblo español siempre estuvo a la altura, una pena que sus dirigentes nunca.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  2. Como interpretar la historia de los hechos, siempre hay algo que el pueblo ignora de la verdad y que nunca se sabe lo cierto.
    Una buena lección de memoria del pasado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Dlt, desde Pamplona se te saluda con cariño. Estoy a punto de regresar de mi periplo de una semana.
    Coincido con Elena en su comentario y agradezco tus sencillas enseñanzas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Este si que vivió como un rey.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola DLT, interesante historia, y aunque alguno no haya estado a la altura España es, fue y sera Grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De ahí la tan manida cancioncita de cuando" Fernando VII usaba paletón".La verdad que España ha pagado un alto precio por sus ideales...La historia se tunea a favor de cada cual.

    Muchísimas gracias; por este maravilloso tramo de la historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Que impresentable y lo que le tocaría sufrir a España por su culpa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad que no podemos hacer nada con el pasado, pero ¿no se podría erradicar este infausto nombre del callejero español? Pues a pesar de tan nefasto monarca, no hay ciudad o pueblo que no tenga su nombre rotulado en alguna calle.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Esta vida de Chateu me ha recordado a Gil de Biedma, cuando hablaba de la casa familiar en Segovia.
    Ay, de Fernando. El cuadro ya lo muestra casi todo. Sin duda, uno de los peores monarcas de la galaxia. Y aún recuerdo aquello de "y yo el primero por el camino de la constitución". La pobre Pepa que abolió.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. muy buen blog y espero entrar de nuevo para recordarte mas

    saludos
    milton

    ResponderEliminar
  11. Pues Napoleón bien se lo pudo haber quedado en Francia, que para lo que sirvió aquí ese Borbón...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Páginas cruciales y apasionantes de la historia de España en la que no falta de nada, ni siquiera impostores haciéndose pasar por quienes no son. Menudo nido de intrigas.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. No en balde se le llamó felón. Un pájaro de mucho cuidado. Y el pueblo español, tonto de remate.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. El retrato de Fernando VII no sé si ajustaba a la realidad, o era una caricatura, menuda cara de tonto y simplon tiene.
    Un placer leer tus escritos, un beso

    ResponderEliminar
  15. Sin duda es el rey mas infame que hemos padecido, felón , traidor, no supo corresponder al pueblo que luchó por defender sus derechos dinásticos. Una mas de las muchas razones que me llevan a rechazar esa institución anacrónica de la monarquía.
    Como siempre encuentro en tu artículo datos que desconocía. Un placer leer tan excelentes páginas de la historia.

    ResponderEliminar
  16. Un episodio que es infame, pero que no deja ser parte de la historia...Un momento apasionante, y que quizás hayan cosas que aún se mantienen en silencio.

    Muy bueno como siempre amigo

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Paso sólo h dejarte un beso de ternura. Me tocan pasar dos inviernos seguidos.Procuraré no pasar frío, aunque aquí es duro
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. Me da en la nariz que Fernandito, el Indeseable, quería juerga y trono al mismo tiempo, así que tenía que volver a España. Le encantaba la vida que le regalaban en su jaula de oro, sí, pero también estaba ansioso por coger las riendas del poder. Y en su reino podía hacer ambas cosas: disponer de tiempo para la caza de animales y de hembras, para jugar al billar (decína que le encantaba) y a la vez hacernos la puñeta. Ojalá se hubiese quedado en su encierro y aquí se hubiese implantado una república o una monarquía sobre las sienes de otra dinastía, viendo lo que nos esperaba: dos reinados largos y caóticos, bajo el cetro de Fernandito y de su hija la Isabelona.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Lleno de datos y de historias como siempre, voy a tener que hacer un master con alguno de los blogueros, yo no encuentro tantos datos, quizá no sé donde buscarlos. Sigo aprendiendo historia, ahora me da que Fernando se podía haber perdido por ahí y tampoco hubiera pasado nada, menudo personaje¡¡¡.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. No era lerdo Fernando VII. Malvado sí, pero no estúpido. Ojalá se hubiese quedado allí en Francia.

    ResponderEliminar
  21. Pasar por su casa para mi siempre es aprender.
    Un placer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Grandes destrozos provocó Fernando VII, apoyado por dos instrumentos que le fueron fieles, la Inquisición y la censura, que velaban por mantener su intolerancia política y religiosa. Numerosos intelectuales liberales fueron encarcelados o se exiliaron: a él le debemos nuestro Romanticismo literario tardío, ya que hasta que falleció no regresaron a España, eso sí, empapados de un Romanticismo europeo que trasladaron a nuestro país.
    No hay mal que por bien no venga...

    Un placer leer la historia en tu mirada, Dlt.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Vaya historia la de semejante mamarracho! Un placer leerte de nuesvo.
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  24. Hello my friend, I am from Thailand.
    I do hope you don't mind if we could exchange link
    Here is my site
    alisharesidence.blogspot.com/

    Regards,
    Alisha

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails