9 DE TERMIDOR: LA CAÍDA DE ROBESPIERRE

   Sería muy arriesgado asegurar que Teresa Cabarrús, amante de Tallien, prisionera en la Bastilla y autora de una desesperada nota dirigida a su amante(1), fuese la causante de la caída de Maximiliano Robespierre, pero quizás no tanto de que eso sucediera aquel 27 de julio de 1794, más conocido en la historia por su fecha en el calendario de la República como 9 de termidor del año II.

  La vida de Teresa pende de un hilo. Puede que la desesperación le hiciera soñar o, simplemente, que sirviera para agudizar su ingenio hasta conmover el ánimo del único que podía y estaba dispuesto a hacer algo por ella: Jean Lambert Tallien.

   Al fin y al cabo las cosas están decididas: Robespierre debe ser neutralizado. Nadie está seguro con él salvo Saint Just y unos pocos más. Sus ideales están por encima de la sangre, que está siendo derramada en demasía. Ni siquiera muchos de los suyos están ya con él.

   El 9 de termidor se reúne la Convención. Sant Just trata de hablar, pero los gritos y el presidente de la mesa, Collot d’Herbois, lo impiden. Todos saben que si habla él y sobre todo Robespierre, que también lo intenta, están perdidos. La víspera el Incorruptible sí había hablado, y había amenazado, aunque sin dar nombres. Cualquiera cosa puede suceder. El terror paraliza Francia; y ni los miembros del Comité de Salvación Pública ─muchos están ya en contra del tirano─, están seguros.

   La voz de Sant Just queda ahogada por los gritos y los sones de la campanilla que Collot agita vehemente. Robespierre trata de ganar la iniciativa, pide hablar, pero Tallien se le adelanta, y el presidente Collot le da el turno. Maximiliano protesta, pero Tallien saca un puñal, se lo enseña amenazante a Robespierre mientras lo acusa ante la asamblea:
   ─ Robespierre quiere ser el amo de Francia a toda costa. No importa cuántos deban morir, a cuántos deba matar este nuevo Cromwell.
   De pronto se escucha en voz alta:
   ─ ¡Abajo el tirano! ¡La sangre de Danton te ahoga!
  Quien lo ha dicho ha sido Garnier de l'Aube, enemigo de Robespierre, como muchos otros desde que Danton fuera eliminado. El alboroto continúa. Se habla mucho, se grita más. Por fin se propone votar. Y se decide detener a los partidarios de Robespierre: Couthon, Le Bas, también Saint Just. 

   La confusión se hace dueña de la asamblea. Robespierre, que se ve acorralado, intenta hablar. Ahora es Thuriot, un dantonista, el presidente. Sustituye a Collot en la mesa, pero no su postura frente al tirano. Thuriot da la palabra a Tallien otra vez.

   Al fin el representante Louchet, otro dantonista, reclama el arresto de Robespierre. Éste busca ayuda, perdido el apoyo de los suyos en la Montaña, en los escaños inferiores de la Llanura tampoco lo encuentra, son muchos los muertos de este grupo y odian a Robespierre, tanto como los jacobinos le temen. Al fin se detiene al tirano.

   Pero Robespierre aún tiene partidarios. Y algunos están en la tribuna, que la abandonan y salen en busca de auxilio.  Cuando la guardia nacional llega, a cuyo mando está Hanriot, Robespierre es liberado y se refugia en el ayuntamiento, y con él Sant Just, Couthon, Le Bas, Agustín Robespierre, hermano de Maximiliano, y el alcalde de París Fleuriot-Lescot.

   La Convención declara a Robespierre fuera de la ley y los soldados que custodian el ayuntamiento, enterados de esto, indecisos o temerosos, abandonan sus puestos.

    Es el momento de Barrás, otro de los conjurados, y llamado a protagonizar el futuro, quien al mando de un grupo de gendarmes asalta el ayuntamiento. A partir de ese momento los acontecimientos adquieren carácter de tragedia.


    Entre los hombres que acompañan a Barrás hay un soldado apellidado Merda. Es él quien entra primero en el salón en el que se encuentra Robespierre con los suyos, y es él quien asegurará, en declaraciones posteriores, que al encontrar a Robespierre a punto de firmar un manifiesto instando a la insurrección, le descerrajó un tiro, que hiriéndole en la cara le destrozó la mandíbula. Si fue este hombre o el propio Robespierre quien se disparó a sí mismo es cosa que puede no llegue a saberse nunca. Sobre Merda, personaje de fácil recuerdo por su apellido, recae la sospecha de haberse atribuido el hecho para promocionar su carrera; pero lo cierto es que se conserva el documento que Robespierre estaba a punto de firmar. En él está su firma incompleta, con apenas las dos primeras letras de su apellido, lo que no favorece, aunque no invalida, la hipótesis de que fuera el propio Maximiliano quien dejara la pluma sin haber acabado de firmar el documento, para tomar un arma y dispararse a sí mismo en lugar tan delicado, sin conseguir matarse.

   Y no la invalida porque no se puede asegurar que, viéndose sorprendido y perdido en su intento ,desistiera al fin en su firma y tratara de suicidarse, fracasando en lo que más le valdría no haber errado.

    Los compañeros de Robespierre no salen mejor parados: Agustín, el hermano del tirano, se arroja por una ventana, rompiéndose una pierna, Le Bas, éste sí, se suicida. Los restantes son detenidos: Saint Just, sin oponer resistencia; Hanriot, al ser encontrado herido en un patio; Couthon, al ser descubierto cuando, haciéndose el muerto, esperaba la ocasión para escapar.

   Al día siguiente Pablo Barrás, ya dueño de la situación, ordena el aplazamiento de todas las ejecuciones previstas por el Tribunal Revolucionario para esa jornada. Quienes iban a morir ese día verán sus vidas a salvo; serán quienes ordenaron su muerte los que ocuparan su lugar en el patíbulo. Cuando a Robespierre, su cara desfigurada y cubierta con una venda que oculta su herida, le trasladan camino del cadalso son las cinco de la tarde. Van con él veintiún seguidores que compartirán su destino. Se dice que, cuando le despojaron de la venda que cubría su rostro, lanzó un alarido de dolor que se alzó por encima del griterío de los presentes, postrera y aterradora exhibición de energía de quien sabe que aquellas son sus últimas fuerzas, que lejos de impresionar a la multitud congregada no hizo más que exacerbar una borrachera de rencor.

   Muchos saldrían de las cárceles en los días siguientes. Teresa Cabarrús también. Su sueño se había hecho realidad.  

  (1) La nota decía: “El administrador de Policía acaba de salir de aquí; ha venido a anunciarme que mañana compareceré ante el tribunal, es decir, que subiré al cadalso. Ello se parece muy poco al sueño que he tenido esta noche pasada: Robespierre ya no existía y las cárceles estaban abiertas de par en par, pero gracias a tu insigne cobardía no habrá pronto en toda Francia nadie capaz de hacer realidad mi sueño”. 
Algunas de las peripecias vitales de Teresa Cabarrús fueron contadas en "Una francesa de Carabanchel".
Licencia de Creative Commons

26 comentarios :

  1. Se habían traspasado todos los límites, la sociedad francesa no podía continuar con aquel horreur. Y sin embargo, la Revolución francesa fue el punto de salida de una nueva manera de organizar el Estado. Tanta sangre y sufrimiento se hubieran podido evitar, si quienes tenían el poder hubieran recurrido a la equidad para gobernar el país.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que desorden y terror, todo al fin se desmorono ni el poder de la virtud quedo en pie. Pero el soldado del nombre singular me ha robado una sonrisa.
    Un beso, que tenga un hermoso dia.

    ResponderEliminar
  3. ¡Como me había gustado el post sobre Teresa Cabarrús! Robespierre no me da pena, pero si realmente se disparó él y falló...con cuánta amargura lo habrá lamentado.

    Tienes razón, no olvidaremos a Merda :D

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  4. La desgracia de unos es la suerte de otros, así es la historia y la vida señor viajero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me parece que pocos, muy pocos, hicieron correr tanta sangre. Curioso que su intento de suicidio fuera fallido. Que instantes tan trepidantes de la historia de Francias y que puntazo lo de la carta y el sueño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Quien siembra vientos recoge tempestades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Quien a hierro mata, a hierro muere. Teresa tuvo razon en soñar su libertad, al final la consiguio.
    Un beso DLT

    ResponderEliminar
  8. Hola Marques:

    Cayetano me quito el comentario...Uno tiene lo que se merece.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Robespierre fue víctima de sus propios excesos y actuaciones, que rayaban la normalidad; no creo que la carta de Teresa fuese la causa última ni primera, sólo circunstancias, accidentes inherentes en todo proceso.
    Sólo una puntualización: en el primer párrafo pones la fecha del 27 de julio de 1894, cuando era 1794: en 1894 Francia caminaba por la III República camino de la II Guerra Mundial; ya sé que es un error de la rapidez con que escribimos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, claro Paco, ya está corregido. Qué sería de este humilde blog sin lectores tan atentos. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  10. A veces no queda más remedio que levantarse contra el orden establecido, aunque es una idea llena de peligros. En cualquier caso, suscribo el comentario de Amaltea: con todos sus despropositos, con el Terror, con Napoleón... la Revolución Francesa hizo dar a la Historia un salto de gigante.
    Abrazos, dlt

    ResponderEliminar
  11. Vaya, yo creía que había sido Alfonso Guerra el que mató a Robespierre.
    En fin, qué de sangre para llegar adonde estamos.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  12. Subrayo lo que dice Elena. ¿Mereció la pena el derramamiento de tanta sangre para llegar al punto en que estamos ahora? Y no hablo solo de la revolución francesa.
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  13. Gran artículo amigo, hace tiempo que descubrí a Teresa Cabarrús y me parece un personaje que merece más difusión.

    Muchos abrazos y feliz semana

    ResponderEliminar
  14. El liberador e instaurador de la verdadera democracia se había convertido en un tirano dictador, obsesionado con la traición a la Revolución y a sus propios dictados. Como un Sralin del siglo XVIII eliminó a los enemigos de su programa reformista a todo aquel que osara enfrentarse a él. ¡Qué lejos estaba entonces del Robespierre abogado de las causas de los pobre que destacó en su juventud!
    No sabremos nunca si le dispararon o intentó suicidarse, aunque más bien creo lo primero que lo segundo, pues a nadie se le ocurre matarse disparándose en la mandíbula y en presencia de testigos. Él, que se creía el máximo sacerdote del culto a la Diosa Razón, Salvador de la Patria, ¿se le hubiese ocurrido suicidarse? Mejor morir a manos del enemigo y alzarse como mártir de la Revolución.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. El caso de Robespierre es curioso, en su juventud como abogado se oponía fervientemente a la pena de muerte, y luego la aplicó con el mismo fervor , matando en la guillotina a sus propios compañeros. En este sentido siempre le he comparado con Stalin.
    Excelente recreación de la caída de este personaje .

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu comentario,ha sido precioso pensar que te recordara aquel viejo libro olvidado en la memoria.
    Yo también estoy de acuerdo, pensando si mereció la pena tantos muertos para llegar a donde estamos ahora. Un saludo =)))

    ResponderEliminar
  17. ¿Porque con raíces en buenas ideas terminan creciendo y ramificando hacía la tiranía? la historia está plagada de ellos

    Siempre es un placer visitarte, ah y tu visita a Jaca a despertado muchos recuerdos
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. El poder corrompe por un lado la ambición del mismo desata odios y luchas para alcanzarlo. Los que están en las cárceles salen y otros ocupan su lugar, Y así hasta el final de los tiempos. Las tiranías se suceden y siempre habrá quienes las secunden.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  19. Eran unos malvados. Los precedentes de los totalitarismos del siglo XX. Mil veces mejores eran los vandeanos. O el mismo Napoleón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. El terror se instala en muchos procesos revolucionarios y no hay forma de pararlo, como dice el dicho "quien a hierro mata a hierro muere".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué período tan negro de la Historia de Europa, querido Dlt, el Terror! ¡Cuánta ambición desmedida anida en el corazón de los hombres, incluso en el de aquellos que llegaron al principio con honradas intenciones!
    Gracias, amigo mío, por una narración tan vívida de aquellos terribles acontecimientos.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  22. Sangre y terror, curiosa manera que tiene el hombre de escribir su propia historia.

    Un abrazo y buen domingo, Dlt.

    ResponderEliminar
  23. impresionante su buen hacer con esos pedazos de historia un tanto desconocidos para mí y muy entretenidos... Robespierre sembró el terror y finalmente probó su propia medicina...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Monsieur, su relato ha resultado de lo más emocionante. Nos ha trasladado a tan terrible fecha no ya como si pasase ante nuestros ojos la película, sino como si hubiésemos estado allí mismo. Cómo resuenan aquellas voces en la Asamblea!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. woooow !!!!!! nunca había escuchado de teresa robespierre . aunque no entendí mucho sobre la caida de robespierre

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails