RUEDA

   El viajero camina por tierras de Castilla la Vieja, por tierras próximas al río Duero. Tierra de mucha historia, tierra de arte y tierra de vinos. Y esto último no lo dice el viajero por capricho o por decir. Porque de Rueda, villa de no mucha gente, hay monumentos que ya quisieran para sí otras villas y hasta ciudades, y se elaboran vinos blancos tan reconocidos que sus bodegas y tiendas siempre están llenas de público.

   Pero no es sólo de vino de lo que el viajero quiere hablar. Primero quiere hablar de lo que a primera vista más llama la atención y da fama a la villa: la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, tan blanca, con sus dos torres cilíndricas en la fachada con su pórtico de piedra. Dicen que es uno de los más bellos exponentes del barroco vallisoletano. El viajero, que supone que quienes esto afirman lo hacen con conocimiento de causa por haberlo visto todo, no lo pondrá en duda, pues de lo que lleva visto en Valladolid y aun en otros lugares, esta iglesia le parece proporcionada, original y bella. Del interior llama mucho su atención el retablo, obra del escultor Pedro de Sierra, y al mismo, pues Sierra era también arquitecto, se atribuye la hermosa fachada del templo.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.
 
   El viajero, desde la iglesia de La Asunción,  da unos pasos hacia el Sur por la calle Real, antigua carretera que une Tordesillas con Medina del Campo, deja atrás el ayuntamiento, y enseguida ve la segunda joya que adorna la villa: la ermita del Cristo de las Batallas. Recibe este nombre la ermita por el Cristo homónimo que guarda en su altar, pero popularmente se la conoce por el nombre del Cristo de la Cuba. Con un poco de imaginación hay quien dice que el aspecto octogonal de esta obra barroca recuerda a la forma de las grandes cubas de vino. No queda muy conforme el viajero con esta opinión; pero sí muy complacido al conocer la razón de tal apelativo. Siendo zona vitivinícola desde tiempos de Alfonso VI,  cuando llegaron desde el norte de África las hoy famosas uvas de la variedad verdejo, no resulta extraño que cuando los rodenses quisieron levantar la ermita su contribución fuera en especie. Construyeron una gran cuba y en ella los mozos, o sus familias, antes de partir a las guerras, vertían el vino que luego era vendido para sufragar la construcción del pequeño templo terminado de erigir en 1734.

Ermita de la Cuba

   Visto todo, al viajero sólo queda llevarse un recuerdo del lugar. En una de las tiendas que hay a la salida del pueblo, el viajero compra unas botellas de los caldos locales, hoy ya con su propia denominación de origen Rueda, para regalar unas y para sí alguna otra, y sigue su camino por tierras castellanas.
Licencia de Creative Commons

15 comentarios :

  1. No podríamos haber tenido un mejor guía, una de las tareas del cicerone es enamorarnos de lo que visitamos y tu lo has conseguido, de recuerdo dos botellas de Protos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Después de leer tu crónica fui a leer algo más sobre Rueda y en la Wikipedia tiene uno de los estudios más profundos que he visto sobre la composición de sus suelos de ningún otro lugar, me llamo también la atención que consideraran a su clima como mediterráneo continentalizado, tan ya alejadas sus tierras del Mediterráneo. Que te aprovechen esas botellas de vino. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Desconocía todo lo que cuentas. Te agradezco que lo hayas compartido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Nada mejor que apreciar y visitar lugares y paisajes y luego degustar lo típico de la zona, incluyendo esos buenos vinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Buen lugar para pasar un día de descanso y, de paso, comer alguna cosilla acompañada de una copa de vino blanco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. En un viaje que hice a Palencia, paramos en Rueda para almorzar, y después le dedicamos unas tres horas para ver algo el pueblo, pero coincidió que tanto la iglesia como la ermita, estaban cerradas, así que no pudimos ver sus interiores, pero eso no quita, de que no disfrutáramos con un paseo por buena parte de este bonito pueblo, que nos encantó. Así que tenemos una próxima visita pendiente, ya que también nos desplazamos a la ermita de San José y sucedió lo mismo. Tu reportaje como el texto, excelente, y tomo nota del tema vino, para la próxima, en la visita comentada tomamos todos cervezas, ya que era pleno Agosto, e imagínate el calor que hacía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. He estado de paso por la villa`. Solo he visto la Iglesia desde lejos. Solo paramos para un tente en pie solamente y seguir más al norte.

    Me he quedado con las ganas de ver más .

    Saludo amigo. Que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  8. ¿Te puedes creer que he estado a punto de entrar en esta villa y nunca lo he acabado de hacer? Hemos visitado Cuéllar, Medina del Campo, Tordesillas, Toro, Olmedo, Alaejos, Arévalo, Madrigal y siempre se ha quedado a un lado. Incluso hemos comprado vino de Rueda, blanco por supuesto, sin visitar la villa. Prometo que en la próxima excursión pasaremos por allí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Ganas dan de perderse en ese bonito lugar tan pequeño y emblemático a un tiempo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Como mejor llevarse un buen vino si se está en el buen lugar.
    Tan solo por la Iglesia y la Ermita vale la pena hacer el viaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que bonito debe ser Rueda. Con esa Iglesia de la Asunción y todo ese recorrido que nos ofrece El Viajero en su reportaje, y ese buen vino, que es lo único que conozco de allí.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Acaba de presentarme un lugar que no conozco, aún teniéndolo cerca.
    Muy sabio ese gesto de hacer compra con doble destino, para sí y para celebrar la amistad. Que sea en buena hora.

    ResponderEliminar
  13. Visitar cualquier rincón de su mano es un placer con estos comentarios tan sabrosos.
    Que siga su recorrido, Viajero. Y que disfrute de su "recuerdo gastronómico" también ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Desde que desviaron la carretera nacional nunca he vuelto a entrar en Rueda. Habrá que pasear por sus calles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. La ermita es preciosa pero la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es impresionante, por internet he visto el hermoso retablo que tiene. Gracias por traernos esta joya Dlt.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails