UN CASO CASI OLVIDADO

   En 1882, la Tercera República trajo buenas noticias para los niños franceses. Aquel año el ministro de educación galo, Jules Ferry, logró que se aprobaran las leyes que hacían obligatoria, hasta los trece años, y laica la educación en Francia, en donde ya desde el año anterior era gratuita. Pero hubo un muchacho para el que las nuevas leyes llegaron tarde. Un muchacho cuya historia ocupó unas pocas líneas en un diario de la época, para ser luego olvidada. Es la historia de unos hechos que no alteraron la marcha del mundo, pero sí el mundo de un muchacho, que no pudo llegar a ser hombre.

   Ese año, unos labradores de Saintes,  que tenían un hijo enano, pues a sus diecisiete años apenas alcanzaba los sesenta y dos centímetros de talla, cedieron, a cambio de cierta suma de dinero, su raquítico hijo a un saltimbanqui para su exhibición en la ferias. El infeliz muchacho no era, a decir de las crónicas periodísticas del suceso, excesivamente agraciado ni inteligente, circunstancias que fueron una desgracia para él, pero una suerte para su explotador.  El caso es que tras una temporada de continuos éxitos recorriendo las ferias de los pueblos, el empresario decidió renovar el espectáculo: disfrazó al infeliz de domador de fieras y, a regañadientes, se vio éste dentro de una pequeña jaula rodeado de una docena de gatos a los que el imaginativo dueño no tuvo mejor ocurrencia que teñirles el pelaje con rayas, como si de pequeños tigres se tratara. Las funciones se sucedían con gran éxito. El enano Joseph, que así se llamaba el muchacho, hacía restallar el látigo con soltura, y los gatos, ahora convertidos en minúsculas fieras brincaban de un taburete a otro, haciendo las delicias de los espectadores. El doce de julio de aquel mismo año la función había comenzado como de costumbre. Todo parecía suceder con normalidad hasta que una de las fierecillas, olvidada su condición gatuna, desobediente a la orden del domador, dirigió su salto, cual auténtico tigre, sobre la garganta del enano, que sorprendido cayó al suelo. Al instante las otras “fieras” se abalanzaron sobre la víctima. Cuando se logró entrar en la jaula para socorrer al pequeño domador tenía el rostro desfigurado, los ojos fuera de sus cuencas y la vida perdida.


   Los presentes, al ver lo sucedido, horrorizados, pero indignados, buscaron al empresario saltimbanqui con la intención de lincharlo, pero éste, prevenido por el cariz que tomaban las cosas, puso rápido pies en polvorosa y con las habilidades propias de su oficio logró huir; por poco tiempo, pues inmediatamente se dio orden para su captura y poco después era detenido en una fonda de Lille.

      De nada serviría esto al joven Joseph. Para él ya todo estaba perdido, todo menos el recuerdo que de él perdura, que muy de tarde en tarde aún somos capaces de rememorar.
Safe Creative #1205121629027

26 comentarios :

  1. Qué horror, qué historia tan trágica. Pobre chiquillo. Pero no resulta tan desconcertante la brutalidad humana como la de los gatitos que acabaron por creerse tigres a base de representar el papel, y con tal fiereza que lograron matarlo ante una multitud de gente antes de que nadie pudiera rescatarlo. Asombroso.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Pobre enano, aunque antes de meter en prisión al empresario del circo, yo habría ido a por los padres que lo vendieron.
    Qué historia más terrible. Por algo no me han gustado nunca los circos, las jaulas no me hacen ni chispita de gracia.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  3. En algunas cosas hemos avanzado, por suerte la moral cambió, si parece mentira que hasta sus propios padres lo hubieran expuesto de modo tan brutal.
    Como siempre, sus historias interesantisimas. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Una historia tremenda y conmovedora. Los espectadores, esos que luego se pusieron a perseguir al ruin empresario, son los mismos que antes iban a divertirse con la mofa del pobre Joseph. ¡Lamentable!

    ResponderEliminar
  5. Una historia espeluznante. Parece que los gatos habían asumido su papel de fieras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Leí una novela de Gary Jennings: Lentejuelas, creo que se titulaba, donde se habla de la historia del XIX a través de las aventuras de un circo. Se contaba una historia así, no se me había ocurrido que pudiera estar inspirada en algo real... Que historia tan terrible.

    Un beso, dlt

    ResponderEliminar
  7. Tristísima historia, desde luego; la vida está llena de casualidades, algunas tan malas como esta. Buena semana, amigo

    ResponderEliminar
  8. Triste y trágica historia de aquellos tiempos en que la esclavitud de los niños era vista como normal, ya que eran vendidos y obligados a trabajar y en la mayoría de los casos a prostituirse para llevar el alimento a sus casas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Que crudeza la historia que nos presentas! Por suerte, hoy día, casos de estos están tipificados como delito...
    Salud ¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. EL sufrimiento de Joseph nos ha dejado en puro estremecimento. Da que pensar que los gatos le atacaran, casi seguro que los animales también padecieron violencia y penalidades, nada extraño en un ambiente tan desgraciado. Horrible vida la del chico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La crueldad humana no tiene límites. Me recuerda el caso del hombre elefante. Que triste.

    ResponderEliminar
  12. Triste historia Marques. Desconocida para mi, pero triste y brutal.

    La humanidad a veces se regocija en su propia crueldad, que llega incluso a la propia especia.

    Saludos Marques

    ResponderEliminar
  13. Bueno , venía muy contenta , y tu historia ha hecho desdibujar mi sonrisa.
    Bueno, vengo a darte la gracias por estar a mi lado. El premio es para todos y de todos, sin ustedes no seria mi blog , el blog del año
    Con ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Hola Desdelateraza, una historia tremenda que nos traslada a la desgracia que tiene aquel que ha nacido diferente a lo que se considera normal y mucho má en el siglo XIX...menos mal que hoy en día gracias a la discriminación positiva esto ha ido disminuyendo en Estaos como el nuestro, porque por desgracia hay lugares del mundo donde nacer con una discapacidad, nacer diferente o nacer mujer, te puede costar la vida...

    gracias por tus relatos históricos son geniales...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ciertamente, querido Dlt, es un caso tristísimo el que nos traes, digno ejemplo del trato indigno que en muchas ocasiones, muchos lugares y muchos momentos históricos se les ha dispensado, y desgraciadamente se les sigue dispensando, a algunos seres humanos por parte de otros "congéneres".En palabras primero de Plauto, "Lupus est homo homini", y más tarde de Hobbes, "Homo homini lupus", 'El hombre es un lobo para el hombre', los hombres suelen hacer mucho mal a sus semejantes.
    Para reequilibrar la balanza y expresar el sentimiento de la solidaridad humana séame permitido traer aquí las sabias palabras de Terencio, "Homo sum, humani a me alienum puto", 'Soy hombre; nada de lo que es humano lo considero ajeno a mí'.
    Excelente entrada, amigo mío, y mil bicos.

    ResponderEliminar
  16. Que horror. Hoy no me ha gustado nada el post:-)
    )El tema vaya, no como lo has escrito que es excelente como siempre)
    Vaya una crueldad. ¿Como se podía consentir esto? Es que la gente que iba a ver e espectáculo no se daba cuenta?
    Anda que los mininos debía estar hasta el gorro de latigazos.
    Bss

    ResponderEliminar
  17. Me parece horroroso e increíble. Por cierto, me encantan los gatos.
    Siempre ha habido gentes que han aprovechado las deformidades o las minusvalías de los demás como un negocio, lo triste es el final que tuvo este chico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Desconocía la historia, de una tristeza infinita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Un grupo de gatos pueden llegar a ser muy violentos, recuerdo una anécdota de chico, cuando había mucho perro callejero por los pueblos, llevabamos alguno a una determinada calle donde había muchos gatos y se lanzaban como posesos, ocho o diez, a por el perro, terminando por salir todas las veces que lo hicimos con el rabo entre las piernas. Era una calle estrecha y pequeña, ningún perro volvía por allí, ni los más fieros.

    ResponderEliminar
  20. Es muy tremendo todo esto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. La explotación por saltimbanquis de las deformidades humanas era común en algunas épocas. He oído historias como la que cuentas pero no como la cuentas que hasta he sentido algún zarpazo perdido. Con lo que me gustan a mí los mininos y la mala prensa que tienen...

    Un abrazo, Dlt.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué historias, amigo!A mí me gustan los gatos pero no puedo tenerlos.Un gusto estar en tu Blog, amigo, con ciertas demoras por cierta carencia de tiempo. Un abrazo y te espero en el camino o escribiendo.

    ResponderEliminar
  23. Mal obró el saltimbanqui, pero a los padres de ese pobre ser les tenían que haber metido en una jaula con tigres auténticos.
    Siento pensar así, pero...es que tengo hijos.

    Saludos dlt.

    ResponderEliminar
  24. Triste historia, amigo, me hizo recordar la del "hombre elefante",otra historia de abusos y maltratos donde sale a flote la peor parte del ser humano.

    Que buena tu foto del gato, un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por tu comentario, rezo por cuantos aún podéis disfrutar de papa o de mama.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  26. Triste historia, para mí desconocida. Gracias por revelarnos a personajes y hechos como éste. Un abrazo, DLT.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails